El Padre Kessler se despidió de la parroquia de Suárez
PARROQUIALES

El Padre Kessler se despidió de la parroquia de Suárez

En los primeros días del mes de marzo, y luego de diez años como Párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, dejará la ciudad de Coronel Suárez el Padre Diego Kessler. Conducirá la Parroquia de Punta Alta.
23/02/2018
S

u nuevo destino pastoral será en Punta Alta: "tengo un nuevo encargo pastoral que me ha otorgado el Obispo, en la Parroquia San Pablo, de Punta Alta, con cinco comunidades también".

"Creo que es un poquito más grande en cantidad de habitantes que Coronel Suárez, pero con una perspectiva de crecimiento porque se han abierto unos cuantos loteos", dijo ante la consulta.

Al preguntarle sobre su paso por Coronel Suárez recordó que llegó el 1ero de febrero de hace diez años atrás, "y estoy partiendo prácticamente el 1ero de marzo. Ha sido el período que más tiempo he estado en una comunidad, en una parroquia. Porque estuve cinco años y medio en la catedral -Bahía Blanca-, luego tuve que ir a reemplazar a un sacerdote en una parroquia periférica, donde estuve 4 años; después a otra parroquia, de Lourdes, donde estuve 8 años y medio, y luego vine a Coronel Suárez".

Al preguntarle lo que aprendió de Coronel Suárez, desde su visión como sacerdote, responde que "gracias a Dios desde mis comienzos en la catedral hasta aquí en Coronel Suárez todas fueron experiencias distintas. Desde una realidad en la catedral que funciona como un lugar de centro y de pasada, donde todo el mundo que viene a Bahía Blanca cae en la catedral, pero con actividad de movimientos, a una parroquia con barrios periféricos e incluso con dos lugares de emergencia, a una realidad universitaria, luego a una realidad un poco más rural. Es decir, que la gente trabaja mucho más en el campo. Son diferentes visiones. Aquí en Coronel Suárez tuve que aprender todo de nuevo; si bien yo nací en Pringles me fui hace muchos años. Lo que aprendí, al ser una comunidad muy viva, exigente en los tiempos, en la atención, en el estar. Realmente, esta vivacidad hace que uno pueda planificar, estar, atender, de acuerdo a lo que la gente misma va respondiendo. Creo que más que hacerme un plan no quiero imponer un plan propio, sino ir armando el plan a partir de lo que la gente responde".
En un mensaje final a la comunidad de Coronel Suárez el Padre Diego Kessler deseó que "espero y haya servido -su presencia-, mi gran preocupación desde que vine y mucho anterior fue la educación. Estuve dando 20 años clases, incluso aquí en los institutos. Más que cualquier otra cosa una prédica, una buena argumentación, es que todo esto pueda llevarse a la vida práctica.
Porque sino queda muchas veces en grandes principios, grandes ideas, pero después cuesta bajarlo a la realidad. Este ha sido para mí el gran desafío".

Finalmente el sacerdote expresó que "le agradezco a toda la gente que ha participado, ha estado, ha puesto de lo suyo. Desde el principio yo tuve claro que la comunidad no es mí, la comunidad es la comunidad. Yo estoy con una tarea, una misión, que dura lo que el Obispo indique y que siempre propuse las cosas que son verdaderas. Ojalá que este tiempo haya podido servir, sin pretensiones. Lo he vivido con mucha seriedad y responsabilidad lo que me han puesto por delante.
Uno nunca pueda saber cuál es el resultado. El tiempo dirá hasta dónde uno pudo haber llegado a aportar un granito de arena en la vida de cada uno. Para mí ha sido un tiempo fecundo. Agradezco a todas y cada una de las personas con las que me he podido vincular a lo largo de estos diez años". (La Nueva Radio Suarez)

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
54
%
La gallina
46
%
Cargando...
Seguinos en Facebook