P. Pedro Fournau

"Donde hay amor, hay lugar para todos" porque "los pobres no abortan"

10/07/2018
U

n fuerte llamado a la defensa de la vida y a comprometernos con los más desprotegidos fue el mensaje del P. Pedro Fournau en su homilía del pasado domingo en que se rezó por vida y por la Patria.

 

Con una parroquia colmada de fieles, muchos de los cuales fueron parte de la Marcha por la Vida, tuvo lugar la Santa Misa por la Vida y por la Patria en la tarde del domingo 8.
Una ceremonia muy especial por todo lo que se vivió previamente a la misma y que se prolongó con la proyección, antes de la celebración eucarística, de un video sobre el testimonio de vida de María Cecilia Perrín de Buide, una joven madre de Punta Alta que murió el 1 de marzo de 1985 a los 28 años al rechazar practicarse un aborto para poder así salvar la vida de su hija María Agustina. Por su fama de santidad, heroicidad en la entrega, su ejemplo de vida cristiana y muchas gracias que fueron escuchadas y concedidas han permitido que su causa esté proceso de beatificación.
Invitada especialmente por el P. Pedro, María Agustina Buide participó de la marcha y dio un hermoso testimonio durante la misa, previo a la homilía del P. Pedro, demostrando que las dos vidas valen. Las palabras con las que Agustina concluyó su testimonio "Donde hay amor, ninguna vida se queda afuera", llegaron profundamente al corazón de los presentes, entre los que se encontraba el Jefe Comunal Interino Lisandro Matzkin y demás autoridades.
El P. Pedro agradeció a Agustina por la frase final de su testimonio a lo que el párroco local agregó "Donde hay amor, hay lugar para todos. Los cristianos también venimos de una historia de amor, como la de tu mamá, que comenzó con un embarazo complicado. La historia de María y José y de un embarazo que no estaba previsto. Y lo que fue causa de sorpresa y conmoción en María, termina siendo fuente de bendición y causa de salvación para muchos".
La homilía del P. Pedro estuvo cargada de un profundo sentido de respeto a la vida -y un fuerte llamado al compromiso social- porque esta es "el gran don de Dios y sin ella nunca podríamos disfrutar de otras cosas lindas de la vida (…) por eso decimos nosotros que toda vida es sagrada". Resaltó que "todas las vidas son sagradas a Dios y por lo tanto intocables" y que "no podemos resignarnos a aceptar que haya en la Argentina ciudadanos de primera y de segunda desde el vientre de su madre. Todas las vidas para Dios y para cualquier cristiano son sagradas y valiosos" por lo que "no puede haber vidas que sean descartables, desechables, sobrantes".
Fournau instó a "comprometernos más en el cuidado de la vida de cada hermano, en especial de aquellos cuyas vidas están más amenazadas en su dignidad y en su integridad". En este punto citó especialmente "al anciano abandonado, el pobre, el excluido, el niño en situación de vulnerabilidad, la mujer violentada y lastimada, el adicto, el marginado. Hoy especialmente queremos expresar nuestra cercanía y nuestro apoyo cada futura mamá, en especial a las que se les está haciendo difícil tomar la decisión de seguir adelante con la vida que se gesta en su vientre".
Con fuertes palabras a quienes proponen la legalización del aborto, expresó que "los pseudos profetas que proponen la legalización del aborto como la mejor opción ante un embarazo no previsto o que sucede en circunstancias adversas", el P. Pedro aseguró que "el aborto siempre es una aberración, un crimen donde salen dos lastimados: el niño y la madre de la que nadie habla".
En otra parte de su homilía señaló que "los que enarbolan las banderas de la legalización del aborto no son, a mi entender, ni progresistas ni populares. No podemos llamar progreso ni desarrolló verdadero en materia de salud pública a una práctica donde entran, a un quirófano, dos con vida y sale uno muerto. Eso no es progreso, es retroceso. En nuestra patria no sobra nadie y en Pringles tampoco".
Su homilía fue un claro mensaje tanto para la dirigencia política como para la sociedad al expresar que "no nos sobran los niños, nos sobra corrupción, nos sobra injusticia, hambre y desigualdad" y "no sobra nadie en la fiesta de la vida" pero "sí sobran sinvergüenzas que atentan contra la vida y portavoces que, bajo la presunta solidaridad con los pobres, van contra los mismos pobres".
Y ante aquellos que aseguran que la legalización del aborto es un "atajo de dignidad para que las mujeres puedan tener derecho decidir" pero "hay que decir que los pobres ya decidieron, ya eligieron y la decisión de ellos es recibir la vida como viene" porque "los más pobres tienen un profundo amor por la vida, la respetan y se la rebuscan para llevarla adelante".
"Los pobres no abortan, los pobres tienen muchos hijos no porque les sobre la plata para criarlos. Y nadie se enriquece con una Asignación Universal por Hijo y es mentira que se embarazan para cobrarla. Tienen muchos hijos porque respetan la vida y tienen un profundo sentido de la Providencia y la confianza en Dios. Ellos saben, como a nosotros nos han enseñado, que cada chico nace con un pan abajo del brazo".
Y concluyó asegurando que "la solución no está en matar al débil, la solución está en estar al lado de la cruz de los más débiles" acompañando "al desprotegido, al humilde, al pequeño".

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    82%
    9 votos
  • No me gustó
    18%
    2 votos
  • Me da lo mismo
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook