Preocupación en el sector minorista local por la baja en las ventas
CIUDAD

Preocupación en el sector minorista local por la baja en las ventas

03/10/2018
D

aniel Ockier, presidente de la Asociación del Comercio y la Industria de Coronel Pringles, brindó detalles sobre la pérdida de rentabilidad experimentada ante la pérdida del poder adquisitivo y la imposibilidad de trasladar los aumentos mayoristas a precios.

"La preocupación es general", remarcó ayer Daniel Ockier, al ser entrevistado por El Orden, al calificar la situación del comercio minorista en Coronel Pringles, al avalar la circular mensual de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA), donde se marca que las ventas del sector disminuyeron un 6,2 por ciento en forma interanual en agosto.
En ese contexto, el dirigente estableció que ante la pérdida de ventas se ven imposibilitados de aumentar los precios.
"Para tener movimiento, el comercio ha tenido que bajar mucho los porcentajes de ganancias: hemos visto que la única manera es trabajar con muy poco margen y esto se ha generalizado. Hoy donde se notan más locales vacíos es en el microcentro, porque la mayoría no tienen clientes cautivos como podemos tener en los barrios", diferenció.

Costos financieros
Consultado si la disminución del ritmo de ventas es homogénea, en ese sentido remarcó: "los comercios de barrio tienen un poco de movimiento, porque al tener menos gastos pueden tener mejores precios. Hoy la mayoría de la gente compra lo del día y en su barrio. Incluso la tarjeta de crédito se está usando muy poco porque la gente se limita a comprar dentro de sus posibilidades ".
"Además, los costos financieros que están sufriendo las Pymes, es insostenible. La gente en vez de volcar los ahorros en la localidad, se inclina en los plazos fijos y el dólar".

Y agregó: "Como consecuencia de la situación económica, existen restricciones y se advierte que 'se consume lo mínimo'. En general, ha bajado el consumo y son pocos los artículos de rotación. Se venden huevos, papas, fideos, jugos en sobres; lo más indispensable. Lo que se venden son 10 artículos de primera necesidad y lo demás es muy poco lo que se vende", clarificó..
Con respecto a otros segmentos del comercio minorista que también se ven afectados, Ockier expresó: "El esparcimiento durante la semana se ha reducido mucho. Incluso se ve que han bajado las ventas de combustibles, porque la gente ya no anda como antes: gastan lo necesario y eso se ve durante los fines de semana, al igual que los feriados, que tenemos menos movimiento", aseguró.

 

Sueldo Vs Inflación
El dirigente de la ACI, apuntó luego a la ostensible diferencia entre el nivel de los sueldos y el crecimiento exponencial de la inflación.
En ese sentido, fue claro: "Fundamentalmente a la recesión la produce el Estado, porque el poder adquisitivo de los salarios cada día es menor. Aumentan todos los servicios continuamente, no han dejado de aumentar; también han aumentado mucho los combustibles. Por eso, después del pago de los servicios, es muy poco lo que dispone la gente".
"Esa pérdida de poder adquisitivo, repercute en todo el comercio en general, no solamente en el comercio de alimentos. Hoy el comercio minorista está sufriendo una recesión muy importante, que se nota mucho", disparó..

Para demostrar la caída, dio un ejemplo: "En la ciudad tenemos dos tipos de salarios para los empleados que están en blanco: hay algunos que cobran por mes, y otros cobran por quincena. Entonces, uno o dos días después del cobro, se nota un poco más de movimiento, y ya a los pocos días decae mucho; tanto en la primera quincena como en la segunda quincena".
"Sin embargo, la complejidad de la situación se visualiza a fin de mes. En la segunda quincena, especialmente en la última semana, es donde se nota más la recesión; ya lo tenemos asumido. Es decir que el poder adquisitivo cada día es menor porque la inflación no para", manifestó con preocupación.

 

Tareas manuales
En cuanto a las familias que dependen del trabajo informal, sostuvo: "se nota que todas las tareas manuales, las changas, se han quedado mucho, y eso se siente en los barrios. Por eso esperamos que ahora, con mejor clima, repunten un poco los trabajos de pintura, o pequeños arreglos de albañilería que se hacen en las casas".

 

El dólar y su repercusión
Ante la pregunta si las complicaciones aumentan como una derivación de la importante devaluación de los últimos meses, sostuvo: "Uno de los problemas más grandes es el dólar, que no deja de aumentar, y eso repercute en todo. Porque hoy la mayoría de los precios de la industria alimenticia están en dólares, incluso los que no tienen componentes de importación. Por eso los precios se actualizan continuamente".
"Esa particularidad afecta en especial a los componentes de la canasta básica.
La carne ha aumentado bastante. La harina y sus derivados también han aumentado mucho. Incluso hay fábricas que todavía no han actualizado sus precios, los aumentaron de un 20 a un 25 por ciento, pero ahora creemos que van a aumentar mucho más, porque al haber poca demanda las empresas tienen mucho stock y la industria necesita mover", aclaró.

 

Cautela
Sostuvo puntualmente: "Hay un equilibro entre el costo interno de un comercio y las ventas. Si se caen las ventas y aumentan los costos fijos, como está pasando, es un momento para tomarlo con mucha cautela, un tiempo de reacomodamiento, donde inclusive los comercios están reformulando sus estructuras internas para ver como siguen adelante".
"En este reacomodamiento del dólar, hizo que las tasas aumentaran mucho muy bruscamente, y hay gente que venía trabajando con su crédito habitual y de golpe se le cambió mucho el costo financiero"

Precios cuidados
Por último dudó de la eficacia de los planes oficiales para salvaguardar la economía familiar, al decir: "No hemos visto todavía que las empresas nos entreguen productos que fueron acordados en el programa de Precios Cuidados".
"De todas maneras, sabemos que eso nunca anduvo porque los precios que se acordaban a la semana, ya quedaron desactualizados", concluyó el presidente de ACI, Daniel Ockier sumamente preocupado por la situación.

 

El informe de la FEBA
De acuerdo con la circular mensual de la FEBA sobre el comercio minorista en la provincia de Buenos Aires, se pone de manifiesto: "las ventas minoristas en la provincia de Buenos Aires medidas en cantidades disminuyeron 6,2% en agosto. La contracción acumula 3% en 2018.
La totalidad de los rubros analizados bajaron sus niveles de ventas en el mes".
El derrumbe del consumo "y su imposibilidad de traslado a precios, sumado a los altos valores de las locaciones, hace que los comercios no puedan recuperar la rentabilidad. En agosto de 2018 la rentabilidad no aumentó para el 81% de los comercios".
Después de la devaluación de los últimos días, "durante septiembre se espera un mayor traslado y una aceleración de los aumentos de precios que atentan contra el consumo. El panorama se presenta negativo para la última parte del año, lo que implica la extensión de la recesión".
"Los problemas macroeconómicos, la incertidumbre respecto al futuro, la aceleración inflacionaria y consecuente caída del salario real", son las principales razones que explican tal desempeño.

Las ventas registran "mermas consecutivas y cada vez más pronunciadas en los últimos ocho meses. Existen inconvenientes en la cadena de pagos de las pequeñas y medianas empresas argentinas".

Asimismo, "los hogares desarrollan estrategias como cambiar el lugar de compra, de marca o buscar promociones para hacer más eficientes sus gastos, caso contrario la merma hubiera sido incluso mayor a la observada. El panorama se presenta negativo para fin de año, lo que implica la extensión de la recesión".

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook