24 Horas de la Corvina Negra: ¿Cómo les fue a los pringlenses?
PESCA

24 Horas de la Corvina Negra: ¿Cómo les fue a los pringlenses?

11/02/2019
E

n las últimas ediciones, no hubo "suerte" para los pescadores de nuestra ciudad. Los últimos en obtener premios en las clasificaciones fueron José Alustiza (2014), Lucas Ramos (2013) y Héctor Ferreyra (2012)

 

Muchos pescadores de nuestra ciudad se presentan en cada concurso en las playas tresarroyenses, en la búsqueda de esa corvina que los lleve al 0 kilometro. Preparan las cañas, reeles, líneas, la caja y bolsos de pesca, la carnada, y se movilizan -con amigos o en familia- incluso varios días antes para reservar un lugar.
En los últimos diez años de participación, únicamente tres pringlenses lograron ubicarse entre los puestos de premiación del concurso de las 24 Horas de la Corvina Negra.
Cinco ediciones pasaron sin poder colocar a algún pescador local entre los mejores; el último que pudo obtener un premio fue José Oscar Alustiza en el 2014. Un año antes, fue Lucas Ramos quien se coloco entre los mejores pescadores; y en 2012 Héctor "Galgo" Ferreyra obtuvo premios en las dos clasificaciones: corvinas y pieza de mayor peso.

HISTORIA DEL CONCURSO Y RESULTADOS DE LOS PRINGLENSES

Las 24 Horas de la Corvina Negra comenzaron en 1962 con tan solo 58 participantes. Primero fue concurso únicamente de corvinas, hasta que en 1992 se incorporó el premio a la pieza de mayor peso.
Tiene su desarrollo en las playas denominadas Paraíso de la Pesca: en Claromecó, Reta y Orense. Actualmente, el reglamento especifica que la corvina -sea rubia o negra- debe superar los 1,500 kilos para ingresar a puesto de premiación. Sin embargo, este año se hizo una excepción con el pescador -el único- que obtuvo una corvina negra que no dio el peso, llevándose igualmente como premio una caña y la inscripción paga para 2020.
Las "negras" son muy difíciles de encontrar hoy en día, y fue en 2007 la última vez que se gano con una especie en este certamen: Nicolás Besmalinovich de Tres Arroyos obtenía un ejemplar de 2,850 en el Médano Blanco.
El record, es la corvina negra de 25,450 kilogramos pescada en 1983 por el tresarroyense Abraham Van Der Horst. La obtuvo en el Salto de Christian, el pescador falleció en septiembre del año pasado.
Hasta el momento, no hay pringlenses en la lista de primeros puestos del certamen.

 

En 2011, no hubo pringlenses en la clasificación, Hernán López (Mar del Plata) fue ganador con una corvina rubia de 3,433 kilos; Martin Ojua Gerpe (Mar del Plata) gano en mayor peso con un chucho de 21,680 kg.
En 2012 fue el año del pringlense Héctor "Galgo" Ferreyra, el pescador de nuestra ciudad sacó dos piezas que entraron en premiación. Fue séptimo con una corvina rubia de 3,112 kilos -la obtuvo en el Médano Verde-, y se ubico en 4to lugar a la pieza de mayor peso con un chucho de 8,970 kg.
El ganador ese año fue Luis Aníbal Rauch (Bahía Blanca) con una rubia de 3,753 kg, y Mauricio Messina (Punta Alta) ganó a mayor peso con un chucho de 13,673.
En 2013, otro pringlense se sumó a la lista de premios, fue Lucas Mauro Ramos quien se ubicó en el 4to. puesto de la clasificación a la pieza mayor, obteniendo un lenguado de 8,370 kilos en el Letrero.
Aquella vez ganó Federico Espinoza de Oriente con una corvina blanca de 3,650; mientras que Bernardo Codagnone (Chaves) sacó un chucho de 20,660 kilos y se quedó con la pieza mayor.
En 2014, fue el turno del pringlense José Oscar Alustiza, quien cerró en el puesto 40º con una corvina blanca de 1,790 en el Médano Blanco.
El ganador fue Raúl Dangelo de Mar del Plata, con una corvina blanca de 3,416 kg, y en pieza mayor ganó Laura Swaels (Tres Arroyos) con un chucho de 19,610.
Desde 2015 ya no hay pringlenses premiados, ese año ganaron Pablo Pennisi de Mar del Plata con una corvina rubia de 3,796; y Alejandro Ageitos (Mar del Plata) con un chucho 12,904.

En 2016 los ganadores fueron Cristian Aramendi (Tres Arroyos), corvina rubia de 3,691; y Federico Luciano Wagner (Punta Alta), chucho de 16,159 kg.
En 2017, el triunfo correspondió a Lautaro Goyak (Bahía Blanca) con una corvina blanca de 3,680 kilos; y Roberto Lucero (Berazategui) con un chucho de 19,960.
En 2018, Roque Ramos (Trelew) se impuso con una corvina rubia de 3,402; y Hugo López (Mercedes) ganó con un chucho de 6,785 kg.

Este fin de semana, Matías Filas de Tres Arroyos se adjudico la edición 2019 con una corvina rubia de 3,814 kilos; y José Rodríguez -también de Tres Arroyos- ganó en la pieza de mayor peso con un chucho de 17,860 kg.

ABRAHAM VAN DER HORST, EL DE "LA NEGRA MAS GRANDE"

En 1983, había cuatro automotores de premio, una Estanciera Ika brasileña y tres todoterreno, premios que incitaban a la inscripción y los pescadores no se hicieron esperar superándose por primera vez la cifra de cinco mil participantes.
Abraham Van der Horst cargaba sobre sus espaldas una rica tradición pesquera; su tío, Enrique Mulder, había sido junto a Christian Madsen uno de los mejores bañeros de la historia de Claromecó y un pescador de lanchas de los que no nacen todos los días; Juancito y Diego Mulder completaban esa trilogía de antecedentes que lo llevaban a tener en sus entrañas mucha pesca y mucho del balneario.
Abraham eligió la zona del Salto de Christian y pescó sin suerte hasta las 11 de la noche; las condiciones climáticas y el estado del mar lo hicieron optar por dejar la caña y enfilar para el improvisado campamento; luego de un descanso reparador y tomarse 'unos verdes', enfiló nuevamente hacia el pedrero no sin antes preguntarle a sus compañeros '¿de cuántos kilos la quieren?'.

Eran las 9.30 del domingo y un fuerte tirón le hizo tensar el nylon, pero como no cabeceaba empezó a caminar hacia los médanos pensando que algún chucho estaba en la punta del anzuelo, cuando por allá un grito lo detuvo: 'pará loco que es una negra'.

Ayudado por el oleaje, sobre el pedrero, en intensa lucha, apareció la corvina negra con su enorme porte provocando una tremenda algarabía entre el gentío que estaba en el lugar y los gritos de emoción cundieron por todo el sector del amplio pedrero. Cuando Abraham la tuvo fuera del agua y como adorándola le dio un enorme beso; poco después en uno de los controles ingresaba al recinto del pesaje este enorme ejemplar que acusó en la báscula, 25 kilogramos 450 gramos convirtiéndose en el récord absoluto de pesaje en todo el historial de Las 24. Si bien la pescada en 1973 por Raúl Massigoge había acusado casi 28 kilogramos cuando se la extrajo del agua, la de Van der Horst debe haber andado cercana a los 30 y fue lo más grande visto en una ganchera.
Las llaves de la hermosa Estanciera fueron puestas en sus manos y todos, cuando el ritual de los premios concluía, pensaban en la cantidad de inscriptos que se podría registrar en el año venidero. Las 24 HS. no paraban de asombrar.
RG

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook