El infierno de un padre que hace más de un año busca a su hijo
"LO ESPERO TODOS LOS DÍAS", AFIRMA.

El infierno de un padre que hace más de un año busca a su hijo

12/05/2019
&

nbsp;El 5 de diciembre de 2017, Alberto González despidió a Mariano en la terminal de colectivos de Coronel Suárez. El joven viajó a La Plata para rendir un examen y hasta hoy permanece desaparecido.

 

Un año, cinco meses y seis días. Ese es el tiempo que transcurrió desde la última vez que Alberto González vio a su hijo Mariano en la terminal de colectivos de Coronel Suárez, poco antes que subiera al micro que lo llevó a La Plata, donde iba a rendir un final de la carrera de Economía.

   Desde ese momento todo es angustia, desesperación y un enorme signo de interrogación sobre el paradero del joven.

   En la capital provincial se inició una investigación y está vigente una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte datos que permitan encontrarlo, pero no hubo novedades.

   “Es demasiado difícil, nunca pensé tener que pasar por una cosa así”, reconoce Alberto, quien describe como “un infierno” cada día que pasa sin noticias de su hijo.

   “Estoy como cuando arranqué”, agrega al referirse al estado de la causa que lleva adelante la fiscalía platense Nº 5, a cargo del doctor Juan Ignacio Mennucci.

   Alberto dice que “se llevaron de mi casa dos CPU (computadoras) para analizarlos y ver si podían rescatar algo: También está el teléfono de él (por Mariano), que lo encontraron. A esta altura todavía estamos esperando los resultados de esas pericias, parece payasesco esto”.

   El 5 de diciembre de 2017, a las 22.30, Mariano dejó Suárez en un micro de la empresa Jetmar y minutos después de las 6 del día siguiente arribó a la ciudad de las diagonales.

   Está probado que ingresó en la Facultad de Ciencias Económicas y estuvo en la biblioteca de esa institución, desde donde envió el último mensaje a su padre. Sin embargo, nunca se presentó a rendir el examen.

   “El Ministerio de Justicia me puso un abogado para seguir el caso. Lo llamo y me dice que reclama y no pasa nada”, señala Alberto sobre los informes periciales, los cuales podrían aportar datos de interés a la investigación.

   “Evidentemente hay que hacer lío para que se muevan. En mi caso no lo hice o no puedo hacerlo”, continúa. 

Desconcierto

   Mariano cursaba las carreras de Economía y Periodismo. Pocos meses antes de desaparecer había conseguido trabajo en una pizzería suarense.

 Cualquier tipo de información debe suministrarse en la DDI platense (0221) 423-1726 o en la de Suárez el (02926) 42-5003. También se puede recurrir al (02926) 154-08286.

   “No sé qué pudo haber pasado y no sé qué pensar. No hay un rastro de nada. Hay una recompensa para la gente que aporte datos”, comenta Alberto.

   Para el hombre, el desconcierto es tan grande como la impotencia.

   “Ni siquiera me encuentro culpa de algo. Si yo hubiera sido un mal padre o mi hijo hubiera sido maltratado, él se habría ido con un motivo y le encontraría una explicación a todo esto. No sabemos qué paso, y eso es algo que nos duele”, amplía.

   Como puede, Alberto trata de mantener en pie al resto de la familia.

   “Tengo una hija con retraso madurativo que todos los días pregunta por su hermano y mi mujer está destrozada. Uno trata de contenerlos a todos, pero la verdad es que me resulta muy difícil”, confiesa.

   El hombre es carpintero, y su profesión le permite, solo por momentos, pensar en otra cosa.

  “Eso me mantiene la cabeza ocupada. Todos los días lo espero. Cuando me levanto me pregunto si aparecerá”, cierra.

 

LA NUEVA

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    100%
    5 votos
  • No me gustó
    0%
    0 votos
  • Me da lo mismo
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook