Bajó el número de accidentes en la Ruta Provincial 51
TRANSITO

Bajó el número de accidentes en la Ruta Provincial 51

18/06/2019
S

egún un informe de La Nueva, bajó el número de accidentes en la RP 51, en el tramo entre Coronel Pringles y Bahía Blanca. El índice coincide con la realización de obras en tramos estratégicos


Las cifras de accidentes -especialmente en casos fatales- en las rutas que concluyen en la ciudad de Bahía Blanca han disminuido en este último año y medio, de acuerdo con un relevamiento realizado por "La Nueva.".

La incidencia se aprecia, particularmente, en las dos icónicas cercanas, por densidad de tránsito y por trágicos sucesos: la ruta nacional 33, en los 132 kilómetros hasta Pigüé y la ruta provincial 51, en los 121 kilómetros hasta Coronel Pringles.

 

Para la RN 51, en el período de 2008 a 2017, el promedio de accidentes fue de 17,7 por año y el de casos fatales casi de cinco (4,7).

En este casi año y medio último transcurrido, se produjeron 29 incidentes con 2 casos fatales.

"Todos los cambios se deben analizar con una perspectiva temporal más amplia", aseguró Pedro Silberman, del Grupo Interdisciplinario para el Estudio de las Colisiones Viales y decano del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Sur.
"Lo aclaro por las rutas 33 y 51 que, hoy, están siendo intervenidas. Son más controladas y tienen sectores lentos, todo relacionado con las obras en curso", agregó.

"Probablemente esto haya derivado en que la gente sea más prudente. Además, las zonas donde se trabaja son de alta complejidad", dijo.

Silberman sostuvo que, una vez terminadas las obras, seguramente habrá una baja sustancial en la tasa de accidentes, sobremanera en el tramo de la autopista de la RN 33.

La obra integral de la RP 51 en los 35,3 kilómetros más trágicos de los últimos 10 años en la región cercana a Bahía Blanca, ubicados desde el acceso a Coronel Pringles hasta la bajada de El Divisorio, se inició en abril de 2017 con un presupuesto de 575.699.000 pesos. Se prevé concluir a fin del corriente año.

"¿Si los datos son esperanzadores? Es muy bueno si los valores bajan, claro, pero no es para quedarse tranquilo porque aún siguen siendo altos. Y no solo en la región, sino en el país", aseveró Silberman.

Para Silberman, aún teniendo en cuenta estas cifras, hace falta una política de control más sostenible en el tiempo.
"Hay que trabajar en la conducta de manejo, porque algunas siguen siendo temerarias. Cuando uno va por la ruta observa cómo algunos se tiran a pasar sin criterio y asumen riesgos. Y si no hay más accidentes es porque uno tiene un manejo defensivo y se va adaptando", dijo.

"¿Por qué existe temeridad al manejar? No es una cuestión de información, ya que todos sabemos lo que tenemos que hacer. Tiene que ver con una cuestión de respeto a las normas y en una falta de cultura solidaria de pensar en el otro", sostuvo.

"Yo manejo bien; quien maneja mal es el otro"
Para el doctor Silberman, el trabajo que se realiza desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial, así como desde organismos semejantes del ámbito bonaerense, es "serio, responsable y con estadísticas".
"En uno de los estudios se trabajó con grupos focales y detectaron que todos decían que manejaban bien, pero que el resto era un desastre. ¡Es clara la dificultad para autoevaluarse!", dijo.

"De todos modos, el dato de cualquier accidente tiene que ver con un error humano. Puede haber cuestiones estructurales, y deben existir un Estado presente, educación y controles, que podrían alentar a un cambio de ese factor. Pero el humano es el principal responsable", indicó.
De acuerdo con un informe de la ANSV, en 2018 hubo 5.472 muertes en el país a causa de los accidentes viales. Son 15 personas por día, uno de los índices más altos del mundo.

FUENTE: LA NUEVA

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook