El impacto en los municipios y los nuevos datos que generan alerta
Aumento de la pobreza:

El impacto en los municipios y los nuevos datos que generan alerta

08/10/2019
L

os referentes de Acción Social prevén un cierre de año "muy complejo". Cada vez deben destinar más recursos a asistencia. No sólo creció la demanda de comida, sino de dinero para pagar servicios o el alquiler. Un dato que sorprende: ya no sólo piden los desocupados.

 


La publicación de los índices de pobreza por parte del INDEC, esta semana, tradujo a números y porcentajes la tremenda situación económica y social que están sufriendo millones de argentinos, y que amenaza con desestabilizar las cuentas de los municipios en los últimos meses del año.

La situación en Pringles, al igual que en todo el país, ha sido de un deterioro socioeconómico marcado en los últimos años.

"La falta de trabajo afecta a la dignidad de las personas, hay fuentes laborales escasas, y otras en las que se exige un nivel de capacitación o aptitudes que son difíciles de alcanzar por un sector de la población" señaló la secretaria de Desarrollo Social, Silvia Cherubini.

"Las necesidades son tantas, que cada integrante de las familias, a corta edad, debe abrirse camino muchas veces con poco o nada…"agregó.

En Pringles el área de Desarrollo Social abarca a Cultura, Deportes, Cuidados y Prevención Comunitaria, Acción Social y Empleo. A través de las mismas se busca cubrir necesidades desde espacios recreativos o entrenamientos laborales, hasta las necesidades básicas de alimentos o ayudas para pagos de servicios o alquileres.

Justamente estos dos últimos ítems son los más requeridos en el área de Desarrollo Social, las familias principalmente solicitan ayuda económica para pagar los servicios (de agua, electricidad), o alquileres.
"Hoy estamos pagando sueldos y brindando ayuda social. No hay casi para más nada. La crisis se está llevando puesto el presupuesto", reflexionó días atrás el titular de la cartera Económica de un municipio de la zona, entre sus allegados, luego de que se difundiera que el 35,4% de los argentinos es pobre o indigente.

Hasta ahora, el único municipio que ha declarado la emergencia alimentaria es Saavedra. Esto le permitirá al intendente Hugo Corvatta incrementar en 2.350.000 pesos la partida presupuestaria para ayuda social, que inicialmente había sido fijado en de 4,7 millones. Esos fondos, como es obvio, resultarán de recortes y ajustes en otras áreas.
En el resto de los distritos de la zona la partida social aún no está agotada, aunque la mayoría reconoce que llegarán a fin de año con un panorama "muy complejo" que los podría obligar a reformular los gastos previstos dentro de la propia cartera de desarrollo humano.
"Si fuera necesario priorizar las ayudas para económicas para alquileres y servicios, o comprar gas envasado o alimentos, postergaremos otros gastos, como la compra de materiales de construcción", indicó Silvia Cherubini, de Desarrollo Social de Coronel Pringles.

Explicó que a su vez, se cuentan con fondos provinciales como los son las becas destinadas a niñez, que han ido actualizando sus montos y permiten al Municipio ayudar a que las instituciones que atienden las necesidades de esta población estén cubiertas. Dichos fondos son rendidos de manera mensual.

LOS NUEVOS DATOS
QUE GENERAN ALERTA

Históricamente, las familias que se acercaban a pedir ayuda eran aquellas cuyos integrantes no tenían trabajo o ingreso alguno. Según los funcionarios consultados por La Nueva., este año se acentuó un fenómeno nuevo: la solicitud de ayuda por parte de familias que tienen empleo, pero no llegan a cubrir sus gastos básicos.

"Nosotros asistíamos a familias que no tenían trabajo, que por alguna situación habían quedado desempleadas, pero hoy estamos acompañando a familias que tienen trabajo, en muchos casos precarizado en sectores como la construcción, limpieza doméstica o el cuidado de personas, y que perciben salarios muy bajos", refirió Ércoli, de Saavedra.

Cherubini, de Pringles, dijo que la inquieta que a nivel laboral "se exige un nivel de capacitación o aptitudes que son difíciles de alcanzar" para la población más vulnerable.

"En paralelo, las necesidades son tantas que cada integrante de las familias, a corta edad, debe abrirse camino, muchas veces con poco o nada", reflexionó.

LA NUEVA / EL ORDEN

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook