Cerraron la colonia  con viaje a Claromecó
Adultos Mayores

Cerraron la colonia con viaje a Claromecó

El grupo de adultos mayores de la colonia de Dirección de Deportes cerró la actividad anual con un viaje recreativo a Claromecó. Comienzan a palpitar la colonia de verano
28/11/2017
"

Te vas a aburrir" le dijeron a quien escribe estas líneas -en tono de broma- al enterarse que Diario EL ORDEN acompañaba a la delegación de adultos mayores ("La Edad del Alma") a un viaje de fin de semana hacia la ciudad balnearia de Claromecó.

Y la verdad, con estos personajes -los adultos mayores, unos genios, sus profes y colaboradores de la colonia también- imposible aburrirse. Ellos se divirtieron y la pasaron genial, contagiando a todos -incluso a mí- con un clima agradable de charlas, risas, guitarras, canto y baile junto al mar.

Ante la iniciativa de los profes, enfermera y colaboradores (Lucila Morandi, Matías Verna, Elena Yáñez y Verónica Casariego), contando con el apoyo de Dirección de Deportes, los "abuelos" partieron rumbo a la ciudad balnearia el día viernes a las 8 en punto para arribar a la Colonia Municipal de Vacaciones "Pedro Félix Larsen" de Claromecó.

Allí, el primer paso fue acomodar las "pilchas", bolsos y demás en las piezas (al estilo barracón del balneario, pero más grande) y compartir el desayuno bienvenida con café, mate cocido y tortas fritas.

Tras un breve recorrido por la playa -a la mañana estaba bastante fresquito ese día- luego de sacarse fotos, postales para el recuerdo, regresaron para el almuerzo al que le siguieron juegos de cartas, mates, chistes y risas contagiosas.

Por la tarde tras un heladito, volvieron para jugar al tejo en la arena y compartir una guitarreada al calor de un fogón improvisado. Luego cenaron y dieron lugar al baile.

Para éste, se adornó el salón comedor de la colonia de Claromecó con guirnaldas y globos, y los abuelos pudieron disfrutar de todo tipo de música, bailando hasta la madrugada. Se le hizo un presente a "Don Rogelio" -a quien acompañé en este viaje- y de ahí, a dormir…

Por la mañana del sábado, bien tempranito desayunaron -yo hice todo a la par de ellos, con satisfacción, si alguien pedía otra taza de café yo lo hacía también- y salieron hacia la playa en un día mucho más cálido y ya superadas las altas ráfagas de viento matutinas.

Hubo lugar nuevamente para el tejo y un chapuzón en el mar, actividad que solo se suspendió para almorzar con una muy buena atención de los anfitriones.

Por la tarde del sábado los abuelos regresaron hacia Pringles, muy contentos por una nueva experiencia vivida -ya habían viajado a Claromecó en el mes de febrero de este año- fortaleciendo lazos de amistades que nunca se van a olvidar…
RG

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook