SIN REBOTE - LUCIANO POSADA

"El arquero sobrelleva la responsabilidad con orgullo"

02/09/2020
U

na frase cargada de personalidad, de la que necesita un arquero para reponerse instantáneamente de un gol, así lo vive "Lucho" Posada, que tiene 25 años bajo los 3 palos, 13 en primera división.

 


Surgió de las inferiores de Almaceneros, debutó en 1ra a los 15 años en un amistoso en 2003, pero su carrera se puede dividir en 3 tramos, sus primeros pasos en la máxima categoría con la "1" de Independiente, su experiencia en torneos locales y Regionales con Alem y la madurez deportiva tras regresar al arco de Almaceneros.
En los últimos años ha sido uno de los mejores arqueros del certamen local, se sumó a "Sin rebote" y analizó el puesto desde una interesante perspectiva.

¿Por qué elegiste ser arquero?
-En realidad fue al revés, el puesto me eligió a mí. Me gustaba jugar al fútbol como todo chico, corriendo atrás de la pelota, pero en los recreos de la primaria nadie quería atajar, o nos turnábamos, pero nadie le ponía ganas al puesto. Entonces cuando yo lo hacía, me tiraba de cabeza a todas las pelotas a pesar de que el patio era de cemento, el día que fui a jugar por primera vez al club, un compañero le dijo al técnico que yo atajaba bien, me mandó al arco y de ahí no me moví más.

¿Es verdad que los arqueros son locos?, ¿O es la personalidad que tienen que tener para afrontar el puesto más difícil?
-Creo que tiene que ver más con la personalidad. El arquero debe saber convivir con los éxitos y los fracasos de manera solitaria, en un deporte que es en equipo, y eso los hace tan particulares. No sé si será el puesto más difícil, pero es sin duda el más ingrato, y en el que podes pasar de héroe a villano en cuestión de minutos. Hay que tener personalidad para afrontar eso y para saber reponerse sólo.

¿Un delantero o jugador al que tengas de hijo?, o al que recuerdes haberle atajado muchas pelotas.
-No sé si hay uno en particular. Me gusta el ida y vuelta que se genera con el 9 rival, si nos enfrentamos varias veces seguro haya varios manos a mano, que se ganan y se pierden y en algún momento se chicanea con eso al rival.
Recuerdo mucho la enfrentar al "Tiburón" Benítez, a "Beto" Ohaco, Marcelino Herrerías, "Loli" Acosta, "Piyi" Lezcano, y alguno más. Ha habido tantos encuentros que, seguramente, haya atajado más que las que he buscado adentro, pero de hijo a ninguno. Al que siempre cargaba que tenía de hijo era a "Gabi" Andes, pero era más la chicana que otra cosa.

¿Un delantero que te haya vuelto loco o te haya marcado muchos goles?
-En los últimos años con los que no he tenido mucha suerte son Ariel Espínola de Atlético Ventana y Rafa Grondona de Alem (y antes en Sportivo Pringles). Si me apuras, te digo que he ganado más de lo que he perdido contra ellos, pero en casi todos alguno convertían.

 

Los errores de un arquero están ligados directamente al resultado, ¿Cómo sobrellevas esa doble responsabilidad?
-Es un poco lo que te comentaba de la personalidad del arquero. Uno en el arco se va haciendo a golpes, a frustraciones. Aprendiendo que por más que ataje diez, si entra una, perdiste. Pero yo siempre lo vi desde otro lado, y conocer la responsabilidad del puesto me hizo siempre sentir que era una parte fundamental del equipo y creo que el que es arquero de verdad, el que lo vive al puesto, sobrelleva esa responsabilidad con el orgullo de tener el 1 en la espalda.

¿Cómo te llevas con los penales?. ¿Has podido atajar algunos?.
-Tengo una relación amor/odio con los penales (risas) es una parte del juego que me gusta particularmente. Me siento generalmente relajado, siento que toda la responsabilidad en ese momento es del que patea, y eso me libera y me permite disfrutarlo. Juego con eso, y trato de sacarle el mayor beneficio: si es gol, era lo más probable así que no duele tanto, pero si lo atajo, me llevo todos los laureles. Por suerte (o por desgracia) en el último tiempo he tenido muchas oportunidades de vivir esa experiencia y he metido un buen promedio de penales atajados. Lamentablemente me han metido algún gol de rebote, e incluso he atajado un penal y en el rebote ¡hicieron otro penal! y ahí sí que me ha dado bronca.

¿Cuál es el gol que más bronca te da?, ¿El golazo o aquel en el que sabes que podías hacer mucho más?
-Bueno, como te decía recién, creo que el gol de rebote en un penal entra en el podio de los que más bronca me dan. Porque atajar un penal no es fácil, el arco es muy grande y hay que tener reacción, determinación, reflejos, un poco de suerte, atajarlo y que ningún defensor llegue a ayudarte te da bastante impotencia. Al golazo no te queda más que admirarlo, el que te da bronca es el que sabes que podrías haber atajado o que te lo hiciste vos directamente.

¿Tu tarde de gloria?, esa en la que te atajaste todo.
-No sé, hubo muchas por suerte y a veces por más que te atajas todo, no son tardes de gloria. Me quedó muy grabada la final con Atlético Ventana del 2018 en cancha de Alem. Esa tarde atajé lesionado, y atajé muchas pelotas y difíciles. El equipo no tuvo un buen partido y sobretodo el primer tiempo hubo que meter mucho empeño para sostener el resultado. Pero en el segundo tiempo Matías Juan metió un golazo al ángulo, inatajable. Así es el fútbol.

¿Tu tarde negra?
-Me quedó muy grabado una semifinal de ida del Regional 2009 jugando para Alem contra Progreso en Guisasola. No fue una buena tarde, y un desacierto arbitral que generó una confusión en el segundo gol me hizo ir del partido. Terminamos perdiendo 3 a 0 y liquidaron la serie. No me adjudico la derrota, pero se habló mucho del segundo gol, y lamentablemente esa mala tarde (de todo el equipo) nos dejó fuera de un regional que podría haber sido nuestro tranquilamente.

¿El peor gol que te hayas comido?
-Y, hace 25 años que atajo, así que hubo varios goles bobos (risas) uno que no me olvido más es jugando para Alem, contra Independiente en cancha de Alumni, fue una final de un torneo llamado Copa Sodago. Perdíamos 1 a 0 y quedaban minutos para que termine, todo el equipo jugado en ataque y yo parado casi en mitad de cancha para acortar. Me llega un rechazo y cuando quise pararla la pelota picó mal (el campo de juego de Alumni no era lo que es ahora) y no pude controlarla, para cuando me di vuelta, Facundo Pedernera había pasado como un avión, había metido el gol, festejado y hasta sacado del medio (risas) lo peor es que con "Facu" lo hemos recordado varias veces.

¿Tu mejor atajada?
-Pensando rápido se me viene a la cabeza una atajada en San Jorge. Perdimos 1 a 0 ese partido por los Cuartos de Final del Regional del 2018. Partido muy chivo, recién nos habían metido el 1 a 0 de penal y nos metían en un arco. En un tiro de esquina, la pelota la peinan en el primer palo y llega sólo por el segundo palo entrando al área chica y de palomita un jugador de ellos, cabecea de pique al suelo a quema ropa y todavía no sé cómo hice para meter el manotazo y sacarla de abajo del arco por arriba del travesaño. Tengo el video, que vi mil veces y aún me cuesta creer que la saqué (risas).

¿Llegas a conocer a los delanteros que habitualmente enfrentas?, ¿Tenes más o menos estudiado que es lo que suelen hacer con frecuencia?, ¿Algún ejemplo?
-Si, en esta Liga que jugas tantas veces contra los mismos en un año te llegas a conocer bien, uno estudia todo dentro de la cancha, al menos me pasa eso. Cómo paran la pelota, si son de enganchar, si son jugadores con calidad y abren el pie o son de pegarle fuerte a donde salga. Si son capaces de picarla, si la tiran larga. Si juegan de primera. Cada delantero es un mundo y uno observa mucho para saber cómo prepararse. Siempre digo que es mejor arquero aquel que anticipa un movimiento y resuelve una jugada sin llegar a la volada espectacular, y para eso hay que conocer lo que el delantero haría la mayoría de las veces, sabiendo que también está la posibilidad de la improvisación.

¿Tu mayor virtud como arquero?
-Observo todo, trato de anticiparme a las jugadas, y ordeno mucho. Siempre digo que volar de palo a palo lo hace cualquiera, lo más importante para mí es ser dueño del área y que no te sorprendan por ningún lado. Después, los partidos están llenos de accidentes y de decisiones buenas y malas, pero que en el área se haga lo que vos querés te soluciona muchas cosas. A veces se puede más que otras.

¿Tu punto débil?
-Podría decirte que el saque de arco. Soy de los que prefiere salir jugando, y siempre en mi equipo tuve algún central que le pegaba fuerte cuando hacía falta y eso hizo que no perfeccione la pegada de abajo sin movimiento.

¿Tu arquero favorito?
-Cuando era chico mi arquero favorito era Oscar Córdoba, un animal el colombiano. Pero el mejor que he visto, del gusto mío, es Manuel Neuer. No tiene necesidad de voladas espectaculares para cerrarte el arco. Es el único que te da la sensación de que es imposible meterle un gol.

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook