A pesar de la pandemia no afloja el robo de placas en el cementerio
CIUDAD

A pesar de la pandemia no afloja el robo de placas en el cementerio

08/07/2021
L

os delincuentes no perdonan ni los camposantos. Tal es el caso del Cementerio local, donde se ha descubierto el faltante de varias placas colocadas en las sepulturas.

 


El robo de placas de bronce y crucifijos, es un problema de larguísima data que no ha acabado con la pandemia, a pesar de la notable merma de visitantes y los protocolos implementados. Esto pareciera que no impide a los malvivientes adaptarse para cumplir con sus cometidos, para hacerse de estos metales, que luego, según los damnificados, lo venden como chatarra y al valor metal, a muy buen precio.

Como todo el país, estos lugares se encuentran atravesados por el coronavirus. No se permite ningún tipo de visitas y sólo una persona puede acompañar el cuerpo de quien haya fallecido, por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuesto por la pandemia.

Es lamentable, que para conseguir unos pocos pesos por el bronce, delincuentes se estén robando las placas, floreros y todo lo que se parezca a metal, de escaso valor para ellos, y de mucho, para los familiares que con sentimiento las colocaron en los nichos, panteones, tumbas individuales, grandes o chicas, (algunas que no son de bronce, pero "brilla", se las llevan igual, por las dudas. Todo les va bien).

De acuerdo a lo informado, algunas familias hicieron las denuncias pertinentes, y otras no quieren realizarlas, porque creen que no va a prosperar. Lo cierto, es que pese a estar cerrado el Cementerio, nadie sabe nada, nadie vio nada.

El robo de metales aumentó en los últimos meses, por el valor que tiene el metal en el mercado. Se estima que un kilo de bronce, está entre los 70 y 100 pesos. Si hay robo es porque alguien las compra.
Una buena medida, sería que las autoridades municipales, coloquen cámaras de seguridad, para evitar estas profanaciones, que como viene la mano, continuarán, originando un grave perjuicio a los familiares de los difuntos, que deberán volver a colocar otras placas en recuerdo a sus seres queridos.
Dicen que la necesidad tiene cara de hereje, pero… robar en un Camposanto, donde descansan los difuntos, es una acción repudiable, que debería tener una ejemplar sanción. Debe haber alguien que custodie, vigile, que custodie para que nadie profane a nuestros muertos.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook