sábado 25 de junio de 2022
Nubes dispersas 9ºc | Pringles

Luis Iván Casoni:

El difícil arte de ser Vidriero

Hace 35 años que se ocupa de este oficio, mas 13 años que estuvo trabajando en la firma Antonio Alfano y Cía. Trabaja entre 12 y 14 horas, y lo acompaña su familia. Luis Casoni contó a El Orden, sus vivencias en ese difícil rubro, que no permite errores.

14/06/2022
El difícil arte de ser Vidriero

El 11 de junio de 1944 se instituyó en Argentina el Día del Vidriero, con el objetivo de reconocer esta actividad profesional que combina la creatividad y la producción.
El vidrio es uno de los materiales más usados en los elementos de fabricación humana, por ello y por la importancia que tienen los vidrieros y sus capacidades así como las técnicas que usan para trabajarlo.

Con 48 años de experiencia en el rubro, Luis Casoni, en una entrevista para la página web de El Orden, permitió conocer su oficio y las vivencias a lo largo de los años..

 

Luis Iván Casoni, nació un 10 de marzo de 1948, en Plaza Huicul, provincia de Neuquén y así se presentó:
"Soy vidriero hace 35 años por mi cuenta, más 13 años, que estuve trabajando en la empresa Antonio Alfano y Cía., de vidriero".

"Un vidriero, trata de solucionarle los problemas a los clientes, en el sentido de vidrios, tanto los de la casa, como del automotor o donde haya que colocar un vidrio".
"Tomamos la medida, pasamos el presupuesto y si el cliente está conforme , nos da el okey, vamos y lo colocamos, lo más rápido posible.".

Y detalló: "Cuando salí de la empresa Alfano, ya tenía un hijo, el mayor, que ahora tiene 40 años. Mi señora estaba embarazada de mi segundo hijo, Andrés, que ahora tiene 37 años. Me ayudaban, mi papá y mi mamá, y a su vez teníamos dos empleados más que trabajaban. Después vino mi tercer hijo, Nicolás, y es el que siguió la profesión, con nosotros".

"Me ayudó mi señora. Al principio hicimos todo con ella, Se encargaba de la parte de escritorio, de cobrar las cuentas, y me ayudaba también, porque mis hijos eran chicos, a poner las planchas de vidrios, a cortarlos, porque sabe cómo cortarlos, tal vez no tanto como yo, pero se defiende muy bien"

En un momento, recordó una anécdota risueña y contó: "un día viene la preceptora del Hogar de las Niñas, y me dice. Casoni, ¿Cuántos hijos tiene usted? Y le digo: Tengo tres hijos varones. Y me pregunta. ¿Pero, no tiene más? Porque todos las niñas que están en eñ Hogar, se ponen frente al Televisor y cuando le preguntamos: ¿usted es hija de Casoni? Dicen que sí.. Había como veinte muchachitas….Son hijas de vidriero" dijo con franca risa.

 

 

Consultado sobre cuantas horas trabaja, puntualizó: "Trabajo entre doce y catorce horas por día. Mejor dicho, trabajamos, porque mi hijo Nicolás también, Cuando se trabaja por cuenta de uno, no tiene que cumplir horario. Hoy se está arriba, mañana abajo, es así. La vida es así, y siempre será así. Cuando uno tiene algo en la vida, tenés que ir cuidándolo y llevándolo hacia adelante" reflexionó.

Y puntualizó finalmente. "Quiero agradecer infinitamente a todos los clientes, a toda la ciudadanía de Pringles, porque si no fuera por ellos, yo no estaría hoy acá".
"Tanto en Pringles, como en Indio Rico, Saldungaray, toda la zona me traen trabajo. Me traen las ventanas, puertas, los vidrios… desde el intendente hasta la persona más humilde, por lo que les estoy muy agradecido", concluyó Luis Casoni.

El un oficio que verdaderamente no da muchas oportunidades de aprender con el error, porque un error puede significar romperle el vidrio a un cliente
No hay oportunidades de equivocarse. Eso obliga a no pensar en problemas, mientras se trabaja con el vidrio… es un oficio que requiere de concentración y estar enfocado en el momento del trabajo, de allí que tenga algo de terapéutico. Gracias familia Casoni, por la nota.

Te puede interesar
Ultimas noticias