sábado 25 de junio de 2022
Nubes dispersas 7.1ºc | Pringles

HISTORIAS DE VIDA

Mario Machado: Profesión Peluquero

Desde que tenía 7 u 8 años, ya incursionaba en este métier, en este oficio y nunca más lo abandonó, ya que le posibilitó realizar otras acciones, en pos de la comunidad y de ayuda al prójimo.

22/06/2022
Mario Machado: Profesión Peluquero

Mario Héctor Alberto Machado, más conocido como "Marito", es todo un profesional. Son muchos los cortes de pelo que ha realizado desde sus inicios, podríamos decir desde que era pequeño y ya quería aprender el oficio de peluquero., en una peluquería de la ciudad.


.
Su mejor herramienta son unas tijeras que maneja con gran destreza, pareciera que a él no le hace falta el uso de las nuevas tecnologías en su trabajo, las tinturas, donde le gusta mezclar colores y que la cliente salga satisfecha por el trabajo realizado.
Es meticuloso en todo lo que hace, además es un ser, muy solidario que se brinda al prójimo, que lo necesita y como prueba de ello, es el Merendero que tiene a su cargo, donde los niños pueden contar con un plato de comida, o donando su tiempo, para cortar el cabello a los adultos mayores en los hogares y a niños en establecimientos educativos. Sin olvidarnos, infinidad de campañas a favor del Niño, colectando juguetes, o cortando el cabello largo, para realizar pelucas oncológicas, entre otras tantas intervenciones ejemplares.

En una nota, para la página web de El Orden, Marito, previo arreglarse y peinarse frente a un amplio espejo, así se presentó ante Quique Laborde:
"Soy Mario Héctor Alberto Machado, tengo 50 años. Soy peluquero, y comencé desde chiquito a andar entre las peluquerías. Tenia 7 u 8 años, Salía de la escuela y pasaba por una peluquería e ingresaba. Allí había una cabeza de yeso, y le ponía los ruleros, o bigudíes como se llamaban en ese momento. También le cortaba el flequillo a mi hermana". Así comenzó mi historia en lo que es Peluqueria".

Y siguió con su relato, recordando aquellos tiempos, con cierta melancolía: "Comencé el secundario, pero me enojé con una profesora en el primer año y dejé de estudiar.
Tenía 13 años, y fui a una peluquería que había en ese momento, llamada 'Salón París', y pedí a la propietaria, si podía a ayudar. Me dijeron que sí, y comencé lavando el cabello a las clientas, y después hacía permanentes, tinturas y con el tiempo, había clientas que querían que yo las atendiera.
Y desde ese momento, no paré".

Consultado sobre su preferencia, si era el corte, el peinado o la tintura, clarificó: "Me gusta cortar, peinar, hacer tinturas, porque podes crear un montón de cosas, como pigmentar y dar color, y a mí me gusta mezclar muchos colores. Eso de hacer colores me encanta".
"También peinar, porque, te ayuda ver la diferencia, de cómo ingresa una persona y como sale cuando el trabajo está terminado"..

Y amplió: "Me ha pasado, con clientas mayores, que vienen con el cabello cortito, de 3 o 4 centímetros, y quieren un súper peinado, agregarle extensiones, postizos y peinarlas y que se vean totalmente fascinadas y distintas.
Creo que eso es lo que tiene de bueno, que vos podés crear y hacer un montón de cosas distintas, a cómo entran, de cambiarle la cara totalmente, y que se vayan felices".
Ante la pregunta, a quien agradecería hoy todo lo logrado, dijo sin dudar: " Quiero agradecerle a la gente, porque me ha dado la satisfacción, con mi trabajo, de poder llegar a hacer otras cosas que también me encantan, como el Merendero, "Rinconcito de Acuarela", para ayudar a otra gente".
"Esa es la satisfacción más grande que tengo, que mi trabajo me dio la posibilidad de hacer otras cosas. De que la gente confíe, que te dé esa posibilidad de ser uno mismo".

Y para que no queden dudas, reiteró. "Yo soy lo que ven todos los días, y lo soy, gracias a mi trabajo que lo amo"
"Amo lo que hago, y me gusta ayudar, y por decirte algo, he ido a los hogares, como El Remanso, a cortarle el cabello a los abuelos, durante años gratuitamente; a las escuelas especiales, a las comunes, porque he ido a hacer cosas para los niños.
"También, en su momento, cuando las instituciones elegían sus reinas, ir a peinarlas".
"Todo eso junto, te daba la satisfacción que uno ha logrado cosas y todas realizadas con ju8cho amor, y creo que eso es lo más importante", concluyó con amplia sonrisa.

Claro, que Mario Héctor Alberto Machado, reiteró su agradecimiento a su clientela, la fidelidad y cariño que le han demostrado a lo largo de estos años. Su oficio forma prte de su vida, al igual que sus clientes

Queremos agradecerle, a Marito que haya compartido con nosotros parte de su vida, permitiéndonos conocer la historia de un peluquero que ha sido y sigue siendo el responsable de cortar el pelo a cientos de personas de nuestra ciudad y que muchas le ha manifestado su afecto y seguimiento a través del Facebook
El sentimiento parece ser mutuo, que hemos podido comprobar que para Mario Héctor Alberto Machado, su clientela es mucho más que clientela, gran parte de ella forman parte de su vida cotidiana y los tiene en alta estima, así nos lo ha hecho sentir.

Te puede interesar
Ultimas noticias