Una madre denuncia que su ex marido se llevó a sus hijos                                    
VIOLENCIA DE GÉNERO

Una madre denuncia que su ex marido se llevó a sus hijos                                    

Sufrió violencia de género al ser agredida por su ex marido, que le desfiguró el rostro. Luego de dos años de separación, volvió y se llevó a los hijos.  Los mayores quisieron volver con su madre, no así los más pequeños que siguen retenidos por el padre y la familia de éste. Las denuncias están hechas, pero nadie la escucha.
13/03/2017
E

n la mañana de ayer, una joven,  madre  de tres hijos, dialogó con nuestro medio, y denunció la triste y difícil situación por la que le está tocando vivir.

Su ex pareja de la que se separó hace dos años, se ha llevado a sus hijos, y no  los puede ver, teniendo en cuenta que dos de ellos, son muy pequeños y necesitan a su madre.

 

Hace tiempo que viene denunciando que su ex la hostiga, persigue y amenaza. Fue a la comisaria de la mujer, a  la fiscalía, a  derechos del niño hasta el  juzgado . Estos organismos le estarían dando la espalda.

No duerme, casi no come, su estado emocional es insostenible. Está con tratamiento y quiere a sus hijos con ella.

 

De acuerdo a lo manifestado por Adelina, (nombre ficticio para evitar  dar su nombre ya que el tema está tomando otro cariz)   desea que en caso que le suceda algo, quede un antecedente de todo lo vivido.

 

Contó que la separación se debió a que su ex esposo no solamente era violento y golpeador con ella y los niños, sino que se dedicaba a la venta de drogas y usaba a uno de los hijos, para realizar la entrega, hecho que motivó que decidiera separarse por el bien de ellos.

 

Para mantenerlos, se dedicó a trabajar en casas de familia, y a la venta de artículos artesanales, para que no les faltara nada, en virtud que el padre de los chicos no le pasaba la manutención, que al serle solicitada, provocó la ira del individuo que le desfiguró la cara a golpes, por lo que estuvo que ser asistida en Bahía Blanca.

 

No contento con ello, a los pocos días y luego de dos años de no ver a sus hijos, invitó a los niños a pasar un fin de semana en su casa, y  nos lo dejó retornar más a la casa de la madre. Sí, lo hicieron los mayores, pero no los más chicos, que siguen  retenidos y piden  por su madre.

 

De acuerdo a lo explicado, Adelina, se dirigió a la Comisaría de la Mujer, donde hizo la denuncia,  donde la atendieron bien, y la derivaron a los Derechos del Niño, lugar donde no recibió respuesta a su desesperación , y luego al Juzgado, no encontrando la ayuda que necesitaba para tener a sus hijos nuevamente con ella.

Está  pasando por un mal momento, y no sabe que más hacer. Se animó hacer este descargo  para aquellos que conocen su caso le den una solución.

 

Quiere a sus hijos con ella, para protegerlos de su padre y de la familia de éste que ni siquiera le pasa lo que por ley le corresponde a sus hijos. Señaló que para el padre “le es más fácil tener a los hijos con él,  darles de comer y un lugar donde dormir, que darle dinero para su manutención”.

 

Adelina, dentro de sus posibilidades no les hacía faltar nada a sus hijos, trabajaba en distintos lugares para  llevar adelante su casa. Eran felices, no tenían lujos, pero eran felices. Hoy está en tratamiento por todo lo que está padeciendo, no come ni duerme, pensando sobre todo en los más pequeños de sus hijos. Todo un calvario.

 

Las denuncias están hechas

La fiscalía, el juez,  el área de asistencia a la víctima, ya están enterados de las reiteradas amenazas, pero aún no han dado una respuesta que traiga tranquilidad  para que  esta mujer pueda hacer su vida como  cualquier persona  junto a sus hijos, a quienes sobre todas las cosas les brindaban lo que más necesitan los niños: Amor, tranquilidad, un lugar seguro, sin lujos pero cálido,  y a su mamá. Todo eso hoy no lo tienen.  

 

En sus ojos hay miedo, porque se siente desprotegida, también miedo por sus hijos, los más pequeños que se están sin madre  y nadie hace algo al respecto. Los otros mayores  quisieron estar con su madre y están con ella, pero los más pequeños siguen  retenidos por el padre y la familia de éste.

 

 En  entrevista realizada  pudimos  ver una mujer devastada, una vida difícil que viene superando, sumado de un presente con impotencia y desesperanza.  En medio de este dolor, se puede ver valor, mucho valor:

“Nadie hace nada, pienso que mis hijos se pueden quedar sin mamá y la verdad ya no sé qué hacer”

“Quiero criar a mis hijos y vivir tranquila, quiero poder salir a caminar sin mirar para los costados, pensando que en cualquier momento puede salir y hacerme daño”

“Siento que la ayuda que me están ofreciendo es superficial, la justicia no me  escucha, pareciera que quieren que me calle, en lugar de contenerte, te hostigan, te atienden  casi con desprecio, pero no me voy a quedar de brazos cruzados”.  

“La verdad estoy muy cansada de esta situación.  Hablan de  hacer las denuncias cuando existe violencia de género,  y cuando una las realiza, te tratan como si una fuera una delincuente, y no una víctima. Nadie te escucha, nada te ampara... los que somos víctimas siempre desprotegidos de todos y más las criaturas que tienen que pasar por todo esto”.

“Espero que me den la respuesta que necesito.  Ya empecé a hacer ruido. Hoy no doy nombres, pero si no tengo a mis niños de nuevo conmigo, en la próxima daré nombres y apellidos. Los hijos no pueden ser rehenes y más cuando no están siendo bien atendidos por el padre”, concluyó  Adelina, con los ojos enrojecidos por el llanto. 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    75%
    6 votos
  • No me gustó
    25%
    2 votos
  • Me da lo mismo
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook