Con el Domingo de Ramos comienza la Semana Santa

Con el Domingo de Ramos comienza la Semana Santa

13/04/2019
S

e festeja el domingo antes del domingo de Resurrección (Pascua), y constituye una celebración de la entrada de Jesús en Jerusalén en los días antes de su crucifixión.


Era un día de gran multitud. Jerusalén, la ciudad santa, estaba llena de peregrinos. Una dulce impaciencia invadía los espíritus y los corazones. Todos se preparaban a celebrar la Pascua, esa extraordinaria manifestación del poder misericordioso de Dios hacia su pueblo. Jesús, sentado sobre un asno, entra en la ciudad de David. Es aclamado por los que le acompañan, que reconocen en Él al Mesías: "¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en lo alto del cielo!".

No sabemos mucho de la multitud que rodeaba a Jesús ese día, ni de la que asistió a su Pasión. Sin embargo, hay algunas personas que salen del anonimato. Está el dueño del pequeño asno que se deja desposeer de su bien porque "el Señor lo necesita". También está el propietario de la casa en la que el Señor y sus Apóstoles compartirán la última cena: "Id a la ciudad, a casa de quien vosotros sabéis, y decidle: 'El Maestro dice: mi hora está cerca; voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos'".

¿Por qué el evangelista no ha identificado a los personajes que acabamos de citar y sí ha dado el nombre de Simón de Cirene, un desconocido que volvía del campo? Tal vez para permitir que cada creyente se identifique en esa persona generosa que se despoja de su bien por el Señor, o en esa persona acogedora que ha abierto su casa al Maestro.

¿Qué es el Domingo
de Ramos?
El Domingo de Ramos es la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén, para dar comienzo a su pasión y muerte en la cruz. Este día da comienzo a la Semana Santa o Semana Mayor.
Es conocido con este nombre ya que estas ramas de olivo fueron puestas en el camino de Jesús cuando ingresó montado en un asno. Se le conoce también como el Domingo de la Pasión.
Antes de entrar en Jerusalén, la gente tendía sus mantos por el camino y otros cortaban ramas de árboles alfombrando el paso, tal como acostumbraban saludar a los reyes. En la actualidad se utilizan ramas de olivo las cuales significan vida.

En este día que se abre de manera oficial la Semana Santa, se realiza una celebración en dos partes:
1.- Bendición de Ramos y Procesión, se bendicen los ramos, por lo que se comienza con gran alegría, ya en la procesión con los ramos benditos, se cantan himnos a Cristo Rey.
2.-Celebración de la Santa misa, que estará llena de símbolos sobre la penitencia y el dolor.
El domingo de ramos es un día de profesión de Fe para los católicos, quienes asisten con veneración y disposición total para acompañar el camino de Jesús. El color que se usa en este día es el rojo, que representa a Jesús como rey en su entrada triunfal y la Pasión del Señor. Al principio de la celebración, el sacerdote viste con capa pluvial roja y se la retira cuando llega al altar para colocarse la casulla del mismo color.

Las Palmas y los Olivos
Los Evangelios describen el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén. Una gran multitud, llevando en las manos palmas y hojas de olivos, lo aclamaba como el Hijo de Dios.
Estas dos plantas tenían un gran valor en los pueblos de medio oriente. De ellos obtenían pan, vino, vinagre y miel. De la palmera también obtenían fibras para tejidos y de los troncos, carbón para los herreros.

La palma era para el pueblo judío, símbolo de riqueza y fecundidad. La tradición cristiana celebra este momento el Domingo de Ramos reconociendo al Hijo de Dios como el que posee y da la verdadera riqueza que no acaba.
Actualmente, al terminar la Misa, se acostumbra a llevar las palmas benditas al hogar y colocarlas detrás de las puertas en forma de cruz. Esto como una forma de recordar, entre los católicos, que Jesús es el rey y que debe siempre dársele la bienvenida en el hogar.
Los ramos no son un simple objeto bendito, son el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres. Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento, que es lo propio del Misterio Pascual.
El hombre de la antigüedad no tenía banderines ni estandartes para demostrar su alegría y prolongar desde sus manos el júbilo que daba una situación determinada. Aquel día agitaban hojas de palmeras y hoy la Iglesia lo hace con olivos, recordando el monte (Hueerto de los Olivos), en el que- el jueves santo antes de ser entre entregado- ora al Padre por todos.
Es de gran ayuda espiritual leer el capítulo 17 del Evangelio de San Juan para comprender el sentir de Jesús para tener como dice San Pablo sus mismos sentimientos.
El Señor lanza su invitación a cada uno de nosotros: "Es en tu casa donde quiero celebrar la Pascua". Respondamos de corazón a su deseo.
¡Feliz inicio de Semana Santa para toda la comunidad!
El Orden

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
53
%
La gallina
47
%
Cargando...
Seguinos en Facebook