A 35 años del hundimiento del ARA General Belgrano
 2 DE MAYO DE 1982:

A 35 años del hundimiento del ARA General Belgrano

Hace 35 años, ocurre una de las jornadas más negras en el marco de la Guerra de Malvinas donde el crucero ARA General Belgrano es atacado por un submarino nuclear, el HMS Conqueror cuando la embarcación argentina se encontraba navegando fuera de la zona de exclusión marítima. En ese crucero se hallaba el soldado conscripto pringlense AROLDO RUBÉN ROMANO.  Hoy y siempre, en nuestro recuerdo.
02/05/2017
&

nbsp;Los 1093 tripulantes del crucero General Belgrano se aprestaban a soportar el mal clima.

Nubarrones, oscuridad, vientos fuertes. Era 2 de mayo de 1982, por la tarde, en plena Guerra de Malvinas. Sin previa alerta, el buque se sacudió violentamente. Se sintió una tremenda explosión y se cortó la energía. De pronto, comenzó a elevarse por una de las puntas, cuando se escuchó una segunda explosión: faltaban 15 metros de barco en la proa. El fuego y el olor a quemado invadieron a los marinos argentinos.

 

En medio del caos ensordecedor y la oscuridad, comenzaron a utilizarse las balsas salvavidas.

Los heridos se contaban por todas partes, siendo llevados en hombros por quienes conservaban el equilibrio, cuando el barco alcanzaba una inclinación ya de 20 grados y era necesario agarrarse de cuanto estuviera amarrado a la estructura, hasta que sin demora, se escuchó el grito de “¡Abandonen el buque!” y, minutos más tarde, mientras el hundimiento proseguía, con ruido de explosiones y una humareda blanca que se perdía en el cielo cada vez más oscuro, desde las balsas que habían podido alcanzarse se escuchaba: “¡Viva el Belgrano!”

 

El ARA zarpó de Puerto Belgrano en Punta Alta, el día 16 de Abril, luego de abortar en dos oportunidades su salida, con órdenes de navegar hacia la zona de conflicto, también llamado TOAS o Teatro de Operaciones, y atracar en la Isla de los Estados, al este de la Isla de Tierra del Fuego, y allí quedarse vigilando el flanco sur de la zona de conflicto.

Más tarde entre el 22 y el 24 de Abril, el buque se apostó en el Puerto de Ushuaia, para partir luego de aprovisionarse se reúne en la Isla de los Estados con los destructores Piedra Buena y Bouchard y el petrolero de YPF Puerto Rosales, y se les impartiría una nueva misión, acercarse a las Islas y una vez dentro de la Zona de Exclusión, ejecutar un ataque doble junto al portaaviones Veinticinco de Mayo que también llegaría desde el sur, pero desde otro flanco.

Debido a problemas de traslado y averías del portaaviones, además de que los buques británicos habrían cesado su ataque y comenzaban a alejarse de la costa de la Isla Soledad, se cancela la  operación a las 05:00 de aquel 2 de mayo, quedando el ARA en espera, realizando su última maniobra a las 1520, para que apenas pasadas las 1600, sin mediar ninguna alerta ni alarma, se sienta un gran sacudón y una importante explosión, que dejó al ARA sin energía, fue el primero de los 3 torpedos MK-812 que dispararía el Conqueror, el segundo dio de lleno también, mientras que el tercer disparo pegó en el casco del destructor Bouchard sin conseguir explotar.

A las 16:23 llegaría la orden de Bonzo de dejar el buque, y sería a las 16:55 que el ARA General Belgrano desaparecería de la vista de todos, totalmente tragado por el océano, perdiendo 323 almas en esa nefasta tarde de mayo.

 Entre esos héroes, el soldado conscripto de Coronel Pringles, Aroldo Rubén Romano, por quien elevamos  una oración en su memoria, y nuestro permanente recuerdo, y a los 323 soldados que siguen custodiando la soberanía nacional desde las profundidades del Mar Argentino.

Debemos tener presente, que murieron defendiéndola y dieron vida a la Democracia.

 

 

  

 

 

 

 

 

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook