Estimados ciudadanos y habitantes de Coronel Pringles:
PEDIDO DE PUBLICACION

Estimados ciudadanos y habitantes de Coronel Pringles:

06/08/2018

De mi mayor consideración:

                                                   Lamento profundamente no poder estar presente en la reunión tan importante que vais a tener para deliberar acerca de la necesidad del cambio de calificación de las tierras que se encuentran al Sur del Boulevard 40 y al Este de Boulevard Uno, en la Sección Quintas de la Ciudad de Coronel Pringles.

 

Hubiera sido para mí una necesidad haber podido estar presente en este evento, pero al haberme enterado con tan pocos días, se me hace imposible estar allí antes de fines de Agosto, fecha en la que sí puedo concurrir si hubiera una segunda reunión por este motivo.

 

Como ya todos saben, la empresa que represento (actualmente sin actividad) es quizás una de las más afectadas, si dicho cambio no se realizara, ya que tiene allí una propiedad de 120.000 metros cuadrados y un edificio fabril que supera los 10.000 metros cuadrados cubiertos.

 

Pero más allá del interés personal que pudiera tener, quiero exponerles los motivos por los cuales entiendo que dicho cambio debe proceder sin falta.

 

En primer lugar, porque dicho lugar siempre fue fabril, desde mucho antes de que se montara allí el Lavadero de Lanas, ya había allí una fábrica de fideos y otra de Lavandina, si nos remontamos a antes de los años 1950 cuando se construyó el actual edificio del lavadero de lanas que aprovechó parte de las construcciones, sobre todo las concernientes a la fuente de energía hidráulica que suministraban las turbinas generadoras de energía eléctrica aprovechando la fuerza del agua del arroyo Pillahuincó.

 

Con ello quiero destacar que dichas tierras nunca fueron residenciales, si no fabriles. Considerarlas residenciales ha sido un error y una falta de conocimiento total del lugar. El cambio de calificación se hizo de un día para otro, sin siquiera consultar a los interesados y poseedores de dichas tierras. Ignoraron que el arroyo Pillahuincó que pasa por dentro de una de las quintas en el extremo del Boulevard Cero con la calle Treinta y Seis, muchas veces tiene grandes crecientes por el agua que baja de las sierras y llega a desbordarse, inundando las quintas más próximas al arroyo e incluso en ocasiones hasta el Boulevard Cuarenta. Por eso cuando se construyó el lavadero, previendo tal acontecimiento, se elevó su construcción más de cincuenta centímetros sobre el nivel de ese entonces y así y todo, hubo veces que el agua superó dicha altura. Las calles linderas que son todas de tierra, muchas veces se inundaron y quedaron todas intransitables por varios meses, con excepción de la Cero Bis que nosotros afirmamos y también elevamos a nuestro costo.

 

También quiero destacar que la construcción de la fábrica, que como dije se compone de 10.000 metros cuadrados cubiertos, es hoy en día, el mayor edificio fabril construido en todo Coronel Pringles. Tirarlo abajo para que sea residencial sería una verdadera locura en una ciudad que necesita de más establecimientos fabriles para crecer.

 

El motor de crecimiento de los pueblos, se lo dan las pequeñas y medianas empresas como las que allí se podrían radicar y son imprescindibles para su desarrollo y fuente de trabajo.

 

Quiero señalar que hemos tenido muchos requerimientos para establecer allí distintos emprendimientos industriales y que luego se cayeron por no haber podido lograr la habilitación municipal para su funcionamiento. Puedo aportar pruebas de ello. Uno de los últimos fue para la fabricación de bloques para la edificación de viviendas.

 

Pringles necesita de más fuentes de trabajo para que contraten mucho más gente que hoy no tiene empleo estable si no solo changas temporarias del agro que son insuficientes para su subsistencia de todo el año. Coartar esta posibilidad no me parece una conducta acertada por ponerlo suave, sino un verdadero error y desconocimiento total de las necesidades del pueblo y de los habitantes de Coronel Pringles.

 

El establecimiento fabril del antiguo Lavadero de Lanas, desde que se cerró, siempre ha estado a disposición del pueblo. Yo personalmente muchas veces he hablado con cada uno de los Señores Intendentes que precedieron en el cargo y se los he hecho saber en las innumerables visitas que les hice.

 

Creo, sinceramente, que es hora de que se apruebe la recalificación de dichas tierras y me adhiero a los pedidos de los otros interesados para que esto se resuelva lo antes posible, por el bien de todo Pringles, de su fuerza laboral y del mayor desarrollo y creación de riqueza que conlleva.

                                                                      

                                                                               Jorge Toledo

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    88%
    23 votos
  • No me gustó
    8%
    2 votos
  • Me da lo mismo
    4%
    1 voto
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook