Indemnizaciones por daños y perjuicios en los casos de lesiones personales
ESPACIO PATROCINADO

Indemnizaciones por daños y perjuicios en los casos de lesiones personales

18/09/2018
C

uando se gana un litigio por lesiones personales, el demandante tiene derecho a percibir una indemnización procedente del demandado. En estos casos, existen varios tipos de indemnización: los daños compensables y los punitorios. Los primeros tratan de reponer las pérdidas sufridas para restablecer el orden y que todo vuelva a ser lo que una vez fue. En cuanto a los daños punitorios, se emplean para sancionar al demandado cuando éste ha actuado de mala fe o de forma negligente para que la situación no vuelva a producirse. 


¿Qué son los daños compensables? 

La compensación por lesiones personales hace referencia al tipo de indemnización que recibirá el demandante. En este caso, los daños compensables se refieren a las indemnizaciones por daños y perjuicios y son varias las categorías a incluir. 
Los gastos médicos se refieren a todas aquellas facturas médicas derivadas por la atención recibida. Aunque también se anticipa al futuro en caso de que el afectado necesite cuidados toda su vida. 
Tanto igual sucede en el caso del salario. Esta indemnización cubrirá el sueldo perdido como consecuencia de la ausencia laboral. También por la incapacidad de la víctima a la hora de generar ingresos en el futuro. 
Este tipo de indemnización también hace referencia a los gastos personales. Cuando el demandado precisa ciertas ayudas que antes no necesitaba, serán compensables, ya sea en materia de limpieza, cuidado de los hijos, chóferes, etcétera. 
El dolor y el sufrimiento también resultan cuantificables y tanto el dolor físico como el emocional pueden ser indemnizados, aunque lo emocional resulte más difícil de probar. Incluso existe una indemnización relacionada con la "pérdida de consorte", que hace referencia a la pérdida matrimonial por alteraciones en el ánimo, relaciones sexuales, etcétera. 

¿En qué consisten los daños punitorios? 

Los daños punitorios son más complicados de otorgar. La indemnización solo es posible cuando el demandante demuestra la mala conducta del demandado. En la mayoría de los casos, todo depende de la decisión del juez o del jurado. En cualquier caso, el juez tiene la potestad de aumentar la cifra o reducirla en caso de no estar de acuerdo con el veredicto del jurado. 

¿En qué se basa el principio de reducción de daños? 

El principio de reducción de daños es un aspecto importante en los casos de lesiones personales que ha de conocer el demandante. Es lógico que su abogado le ponga al corriente sobre esta materia, de forma que pueda tomar las medidas oportunas para evitar daños colaterales y un dictamen de sentencia poco favorable. 
Según esta doctrina, el demandante debe poner todos los medios a su alcance para evitar posibles lesiones futuras como consecuencia de las lesiones provocadas por el demandado. 
De ese modo, tras un accidente de auto, si el médico advierte al demandante que lo mejor es someterse a una operación de cirugía para no sentir dolor y el demandante decide no hacerlo, el demandado no tendrá que pagar las consecuencias de una mala decisión. Y es que de haber controlado la situación, es posible que se hubiera recuperado, por lo que no resulta justo que el demandado cargue con la culpa.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    %
    0 votos
  • No me gustó
    %
    0 votos
  • Me da lo mismo
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook