El crucero y sus tripulantes siguen navegando en la memoria de todos
En recuerdo de Aroldo Rubén Romano

El crucero y sus tripulantes siguen navegando en la memoria de todos

02/05/2019
E

l 2 de mayo de 1982, dos torpedos del submarino inglés HMS Conqueror hirieron de muerte al gigante blanco y se llevaron 323 vidas, entre ellas la de nuestro soldado conscripto Cabo Aroldo Rubén Romano. Cada 2 de Mayo se conmemora el Día de los Heroicos Tripulantes del Crucero General Belgrano.

 

 

El hundimiento del ARA General Belgrano se produjo el día 2 de mayo de 1982 a las 17:00 horas, fuera de la zona de conflicto establecida durante la Guerra de las Malvinas. Dos torpedos MK-813 lanzados por el submarino nuclear inglés HMS Conqueror impactaron en la popa y la proa y el buque comenzó a sumergirse en el agua sin remedio. De los 1.093 tripulantes, 323 desaparecieron en el mar.
El buque, un viejo crucero norteamericano de la Segunda Guerra Mundial, ni siquiera podía detectar submarinos.

HACIENDO MEMORIA
Pocos minutos antes de las 16:00 el submarino nuclear HMS Conqueror recibió la orden de hundir al ARA General Belgrano.
A las 16:02, mientras los artilleros que se encontraban de guardia probaban algunos mecanismos y la torre II buscaba posibles blancos en el horizonte, el buque se sacudió violentamente fruto de una poderosa explosión, seguida del cese inmediato de energía e iluminación que paralizó a los 1093 tripulantes.
Este fue el primero de los 3 torpedos MK-813 lanzados por el Conqueror desde una distancia de 5 km aproximadamente (aunque solo los 2 primeros dieron en el blanco, el tercero golpeó en el casco del Bouchard sin explotar). El capitán del submarino declaró después que la elección del arma usada fue dictada por la antigüedad del mismo crucero: un torpedo de la Segunda Guerra Mundial hundiría a un crucero del mismo período. El primer torpedo mató a 274 tripulantes.
Durante esos minutos, el personal comenzó a dirigirse a las estaciones de abandono asignadas. El buque tenía 72 balsas salvavidas, de las cuales 62 eran las necesarias y el resto eran de reserva. Estaban equipadas con sachets de agua, raciones de comida, cigarrillos, una pequeña Biblia, elementos de botiquín para curaciones. El comportamiento de los hombres, el "espíritu de buque" hizo que muchos se salvaran y es lo que llevan grabado en su memoria".
Las órdenes llegaban a través de simples megáfonos de mano y se retransmitían gritando lo más alto posible. Abundaban los heridos, quienes llegaban cargados a hombro por sus compañeros.

 

 

A las 16:23 el comandante Héctor Elías Bonzo dio la orden de abandonar la nave. Comenzó así la maniobra de abandono. La marejada que había, dificultó la visión y comunicación entre las balsas, por lo cual algunas quedaron sobrecargadas con 30 personas y otras subocupadas con no más de 3.
Al Ara se lo estaba tragando el mar y los sobrevivientes miraban con lágrimas cómo semejante mole desaparecía.
El buque hizo un movimiento, volvió a surgir del agua y se hundió definitivamente en forma vertical. En el fondo del mar explotaron las calderas y se hizo un gigantesco torbellino de agua. Lo último que se alcanzó a ver fue el guardabote, el palo de 6 metros que salió a la superficie y quedó flotando en el océano.
La gente gritó: '¡Viva el crucero, viva el Belgrano, viva la Patria!'.
A las 16.55, el ARA General Belgrano desaparecería de la vista de todos, totalmente tragado por el océano, perdiendo 323 almas en esa nefasta tarde de mayo.
Entre esos soldados, se hallaba prestando servicio a la Patria, el soldado conscripto de nuestra ciudad, Cabo Aroldo Rubén Romano.
Se pudieron rescatar 793 personas, llevándolos el 5 de Mayo hasta Ushuaia, donde 23 fallecieron antes de llegar a puerto, para ser trasladados luego en avión a Bahía Blanca.
Las tareas de rastrillaje se extenderían hasta el 9 de mayo buscando la posibilidad de encontrar más sobrevivientes.

Nuestro Homenaje a
Aroldo Rubén Romano
En esas frías y oscuras aguas del Mar Argentino, azotadas por vientos salvajes, descansan junto a varios hermanos de distintas lugares de nuestra patria, el pringlense Aroldo Rubén Romano
Aroldo nació en nuestra ciudad el 20 de junio de 1962. Sus padres Julián Aroldo Romano y Nélida Ester Zocchi, hoy fallecidos, sintieron su ausencia año tras año, asistiendo a las conmemoraciones del 2 de abril, inicio de la guerra de Malvinas, junto a sus hermanos Silvia y Diego Daniel.
Nuestro soldado conscripto, cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 1, de la cual egresó en el año 1975, etapa que alcanzó con numerosos amigos.
Entre 1975 y 1982 desarrolló sus actividades deportivas como arquero del equipo de fútbol en el Club Leandro N. Alem, entidad que permanentemente lo recuerda, como así la ciudad donde una calle lleva su nombre.
Ingresó en 1976 en la Escuela Nacional Normal Superior "José Manuel Estrada", egresando en 1980 con el título de Bachiller. Fue elegido, por sus pares, como "Mejor Compañero", distinción merecida, en virtud que sobresalía por su bondad, humildad, y por sobre todas las cosas, por su espíritu solidario y de bien.
Durante los años 1980 y 1981 integró la Selección de Fútbol de Coronel Pringles.
En 1981, debiendo cumplir con el Servicio Militar Obligatorio, le correspondió por sorteo el Arma de Marina.
Fue destinado al Crucero A.R.A General Belgrano, donde realizó varias capacitaciones y obtuvo las mejores calificaciones.
Pero este héroe pringlense, el 2 de mayo de 1982, en el marco del conflicto del Atlántico Sur y en circunstancias de ocupar su puesto de batalla en la sala de Radar, perdió su vida al producirse el hundimiento del Belgrano por el submarino nuclear inglés Conqueror.
El barco estaba fuera de la zona de la exclusión y dirigiéndose al continente.
En ese ataque murieron un total de 323 argentinos, sin contar los heridos que quedaron como saldo.
Por ello en este día 2 de mayo, - no el 2 de abril - nuestro eterno recuerdo a quienes ofrendaron su vida defendiendo nuestras Islas Malvinas, especialmente a nuestro soldado conscripto Cabo Aroldo Rubén Romano.
El 26 de junio de 1998 se declaró al 2 de mayo como "DIA NACIONAL DEL CRUCERO A.R.A. GENERAL BELGRANO", en recordación de todos los tripulantes que murieron como consecuencia del ataque sufrido a ese buque de la Armada Argentina durante el conflicto bélico del Atlántico Sur librado entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982.
Aroldo era parte de las 1.093 almas a bordo del legendario Belgrano que se lo llevó con él a las profundidades del gélido mar del sur. Camino al fin del mundo.
Y como recordara Héctor Elías Bonzó, Capitán del ARA General Belgrano, fallecido a los 76 años en el año 2009: "El crucero y sus tripulantes siguen navegando en la memoria de todos nosotros" . Nuestro recuerdo y gratitud a todos ellos.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    100%
    2 votos
  • No me gustó
    0%
    0 votos
  • Me da lo mismo
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook