sábado 25 de junio de 2022
Nubes dispersas 7.3ºc | Pringles

HISTORIA DE VIDA

"Con el tiempo los negocios me tomaron confianza".

Antonio Fernández es un reciclador de nuestra ciudad que con su humilde trabajo colabora con el cuidado del medio ambiente.

22/06/2022
"Con el tiempo los negocios me tomaron confianza".

Muchos nos hemos cruzado con Antonio por las calles de Pringles montado en su bicicleta y tirando de un carro lleno de cartones. Ese es su oficio: reciclador, quizás algunos quieran llamarlo, en el buen sentido, cartonero. En su sencillez, a Antonio no le molesta como lo llamen.

Todo comenzó hace 24 años, lo recuerda bien porque es la edad que tiene su hermana menor: "Cuando se me terminó el contrato (de trabajo) en la quinta de DiProCo, en el matadero, ahí comencé con esto, no me quedaba otra. Conseguí un carro y así empecé. Ahora tengo tres carros, uno más chico y dos más grandes. Este lo compré hace poco. Tuve que ir cambiando de carro porque como se juntaba mucho cartón me quedaban chicos", le confió a El Orden.
Antonio no guarda reparos en decir "vivo de esto y de changuitas que siempre sale alguna. Sergio Galmes siempre me da trabajo, es uno de las mejores personas que he conocido", aseguró.

Recordó que "empecé juntando cartón en los negocios del centro. Iba de un negocio a otro. Con el tiempo los negocios me tomaron confianza entonces ahora me llaman para que vaya a retirar los cartones".
En la Argentina, específicamente en la ciudad de Buenos Aires, en el conurbano y en otras urbes importantes del país, esta actividad ha crecido en las últimas décadas fruto de las crisis económicas por las que hemos atravesado. Bien sabemos que la pandemia por el Covid-19 profundizó más esta situación, donde muchas personas o familias vieron en el reciclaje de cartón una salida laboral.
Antonio no fue ajeno a lo vivido por muchos en la pandemia. Su trabajo de reciclado de cartón se tornó difícil "porque como no te dejaban salir, salía a escondidas. Cargaba un poco de cartón en el carro y volvía".
Antonio vive con su mamá. Juntos alquilan una casita, el alquiler y los gastos son solventados con la venta del cartón más una pensión que tiene él y su madre.
"Yo vivo con mi mamá, somos 8 hermanos, todos ellos están casados. Este trabajo más una pensión que tengo y la de mi mamá nos permite vivir. Puedo ir tirando todos los meses y también es una forma de hacer ejercicio". Y entre risas nos cuenta que "en invierno se te va el frío de tanto pedalear. Ahora bajó la recolección de cartón, hay menos cantidad pero no me puedo quejar".
Así terminó nuestra conversación. Lo dejamos seguir con su noble tarea, haga frío o calor, de reciclador de cartón. Pedaleando con una sonrisa y tirando el carro lleno de cartones. Y porque no de ilusiones y sueños que nacen del esfuerzo de un trabajo.

Te puede interesar
Ultimas noticias