domingo 14 de abril de 2024
Nubes 14.2ºc | Pringles

CAMPO

Aquellas cabañas que hicieron historia; Estancia “San Francisco”

Ubicada en la zona de Lartigau, este establecimiento agrícola-ganadero fue impulsado por el señor Francisco Tejerina. Sus impulsos progresistas, le indujeron a promover el adelanto de esa población. Propietario de los campos circundantes de la citada Estación, levantó una serie de casas modernas para el afincamiento de varios negocios.

06/11/2022
Aquellas cabañas que hicieron historia; Estancia “San Francisco”

Don Domingo Tejerina, nativo de Palencia (España), Hijo de don Lorenzo Tejerina y de Modesta Buedo, fallecidos ambos en España, embarcó para la Argentina apenas cumplidos sus obligaciones militares.

El 20 de 1900, llegó a nuestras playas con el único caudal de su juventud y sus ansias de progreso.

 

Su primera actividad en nuestro país, fue como empleado del negocio de “Las Cortaderas”, perteneciente a su tío Francisco Buedo.

Su dinamismo lo impulsó a extender sus negocios en una época muy propicia para las explotaciones agrarias, a la que se dedicó luego de vender su negocio, se dedicó por completo a las actividades agrícola-ganaderas, en las cuales comenzó en 1902 como arrendatario, para convertirse en propietario en 1918.

 

La Estancia “San Francisco”, en el Cuartel 12, próxima a Lartigau, fue una de las construcciones rurales más suntuosas de la zona, además de un establecimiento rural importantísimo.

Contaba con una superficie de 2.025 hectáreas que se dedicaba en forma intensiva al cultivo y a la ganadería. Además de esta propiedad, arrendaba otra importante extensión de 2.800 hectáreas, que en parte tenía subarrendada en fracciones a varios colonos.

A su vez, su esposa Dionisia De la Fuente de Tejerina poseía 228 hectáreas de campo sobre la Estación Lartigau, sobre cuyos terrenos se construyeron  una serie de casas modernas para asientos de diversos comercios, otorgando cierta categoría a la estación ferroviaria, constituyendo la base para un futuro pueblo.

 

Don Francisco Tejerina, donó el terreno para la creación del edificio de la Escuela de Lartigau (Escuela N° 38 “Santa Rosa de Lima”) contribuyendo en su construcción.

Cedió casas, para el funcionamiento de la Delegación Municipal y contribuyó al sostenimiento en parte, de esos servicios con otros vecinos.

Construyó las instalaciones para Remate Feria de ganados, que explotaba  la  firma S.A. Hacendados del Sur.

Donó además,  el terreno, para que se levante el Club Social y Deportivo “Juventud Unida, que se erigió con el concurso vecinal

 Luego se vinculó a las actividades financieras que lo convierten en uno de los propulsores del Banco de Coronel Pringles, del que fue fundador y director.

También fue fundador de la Compañía de Seguros “Pringles”, convertida luego en “La Pringlense”, compañía industrial, agrícola y ganadera.

En el año 1924 fue llamado por sus amigos a intervenir en la función pública municipal, y fue elegido concejal. Posteriormente fue Consejero Escolar

 

Así fue como Don Francisco Tejerina, como muy pocos lo hacen, invirtió sus energías y capital en el progreso de la zona donde desempeñó sus actividades, y donde prosperó, realizando así una acción retributiva que no es común.

 

 

 

 

Te puede interesar
Ultimas noticias