sábado 28 de enero de 2023
Nubes 24.4ºc | Pringles

CIUDAD

Una colección muy particular

En el mundo hay coleccionistas de todo tipo de cosas, muchos repiten sus gustos otros no tanto. En este grupo podría entrar Daniel Faiella, un conocido pringlense que tiene, entre otros hobbies, coleccionar lapiceras.

21/01/2023
Una colección muy particular

Tener en casa una lapicera a mano siempre es útil, aunque muchas veces cuando más lo necesitamos no lo tenemos al alcance de nuestras manos. En el caso de Daniel Faiella podríamos decir que esta regla no se aplica porque, a pesar de tener 4.318 lapiceras, ninguna de ellas ha sido utilizada.

Daniel también es conocido por su afición al maquetismo y modelismo, siendo uno de los impulsores de las exposiciones que se realizan en nuestra ciudad. Otra de sus pasiones son las aves, contando con un buen número de pájaros de varias especies en el patio de su casa.

 

Un hobby secreto.

“Este es uno de mis tantos hobbies -comenzó a relatarnos Daniel Faiella- pero quizás el menos conocido, digamos que es mi hobby secreto. Comencé a coleccionar lapiceras cuando ingresé a la farmacia del Hospital”.

 

Por aquellos años, “más de 30, venían muchos visitadores médicos, habían muchos laboratorios y era más fácil conseguir lapiceras con propagandas de medicamentos y de laboratorios. Y en un mes conseguías de 30 a 50 lapiceras. Hoy en día esto cambió, muchos laboratorios se fusionaron y hoy puedo conseguir 8 o 9 lapiceras por mes, siempre en la farmacia del Hospital”, señaló Daniel.

Este hobby es conocido por la mayoría de los visitadores y los médicos, por lo que siempre colaboran con su colección de lapiceras. Los doctores Ernesto Tettamanti, Graciela Uruñuela, Valeriano González, Gabriel Graciano son quienes siempre le llevan una lapicera al igual que sus compañeros de trabajo en la Farmacia del Hospital Municipal: Natalia, Lucrecia, Lucía y Lady también han colaborado en esta colección. “El Dr. César Mammimi también coleccionaba y cuando él tenía alguna lapicera repetida me las regalaba”, recordó Daniel.  

 

Una particularidad es que estas lapiceras nunca fueron usadas. “Si tengo alguna repetida, entonces una la guardo y la otra la regalo. Jamás las usé. Hay lapiceras que tienen más de 30 años y la tinta ya está seca. Nunca las quise usar”, aseguró.

Otra característica de esta colección es que todas las lapiceras son relacionadas a medicamentos, droguerías e insumos médicos; e incluso algunas están en su envoltorio original.

 

Por un puñado de… lapiceras.

Cuando le preguntamos a Daniel que lo motivó a esta aficción dijo que “quizás por el colorido, son gustos que uno tiene. Un día habían dejado un puñado de lapiceras en la farmacia del Hospital, serían unas 10/12, y me dije ¿y si las empiezo a coleccionar? Y así empezó todo. Lo que más me importa de la lapicera es que tenga la propaganda impresa”.

Y como en todo coleccionista, siempre hay algunas destacadas por su originalidad y diseño: con  formas de jeringas, de termómetros, de gotero, de ampolla, otra con calculadora incluida.

Pero, como Daniel mismo lo dice, “de todas ellas hay una que tiene una importancia especial porque me la regaló mi querido amigo y Dr. Ramón Díaz Bermudez”, dice con orgullo Daniel, de quien guarda un profundo cariño y respeto, y nos muestra una que parece un “lapicerón”, como el mismo la describe.

Otra por la que tiene un cariño especial es una con forma de martillo, obsequio de otro profesional de la salud de nuestro medio, el Dr. César Mammimi.

El paso siguiente para Daniel, además de seguir coleccionando lapiceras y continuar con sus demás hobbies, es confeccionar un lugar para poder clasificar su pequeña colección de más de 4.000 lapiceras.

Te puede interesar
Ultimas noticias