La gloriosa Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque
LOS HALCONES DE MALVINAS

La gloriosa Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque

07/06/2018
M

añana viernes brindarán una charla, a las 10.30hs, en el Colegio Sagrado Corazón y a las 19.30hs, en el salón de la Unión Empleados de Comercio, con entrada libre y gratuita. Acompañará esta charla una muestra estática del Museo de la Aviación Naval, de la Base de Comandante Espora.

 


El próximo viernes 8 de junio, Coronel Pringles contará con la visita de dos Veteranos de Guerra de Malvinas, que brindarán una serie de charlas sobre el accionar de la 3ra Escuadrilla de Caza y Ataque, que tenía su asiento natural en Comandante Espora y, que, durante el conflicto en Malvinas, se desempeñó desde Rio Grande.

Los Capitanes (Retirados) Rodolfo Castro Fox, y Alberto Philippi visitarán nuestra ciudad para reunirse por la mañana con alumnos de las escuelas secundarias del distrito, en una charla a llevarse a cabo en el SUM del Colegio Sagrado Corazón a las 10:30 horas, y por la tarde en el Salón de Empleados de Comercio, a las 19:30 horas, con entrada libre y gratuita a toda la comunidad.
También acompañará esta charla una muestra estática del Museo de la Aviación Naval, de la Base de Comandante Espora.
Es una oportunidad para reconocer a nuestros héroes que viven entre nosotros, de honrar la memoria de los 649 héroes que custodian nuestras islas y de conocer de primera mano las proezas de nuestros pilotos que lucharon por defender nuestra patria.

Honor al Valor
en Combate
El capitán de navío (RE) Rodolfo Castro Fox, fue comandante de la Fuerza Aeronaval Nº2 en el conflicto del Atlántico Sur en 1982.
Se hizo acreedor por su actuación en el conflicto Malvinas a la distinción "Honor al Valor en Combate" y la condecoración "La Nación Argentina al Valor en Combate" por participar en condiciones físicas disminuidas a causa de un accidente de aviación anterior, dando permanente ejemplo a sus subordinados.
Asimismo, recibió la medalla del "Congreso Nacional a los Combatientes".
La mencionada Escuadrilla celebra cada 21 de mayo su bautismo de fuego para recordar las acciones y homenajear a sus héroes caídos durante el combate.

Capitán de Corbeta (RE) Alberto Jorge Philippi, recibió la distinción por conducir una división de aviones que atacó con éxito unidades navales enemigas en Bahía San Carlos, eyectarse como consecuencia de las averías producidas en su aeronave y sobrevivir en penosas condiciones hasta ser rescatado.
La condecoración también fue otorgada por la Nación Argentina al Muerto en Combate, al Capital de Corbeta Carlos María Zubizarreta y al Teniente de Navío Marcelo Márquez, pertenecientes a la misma Escuadrilla de Fox y Philippi

ALBERTO PHILIPPI,
CAPITÁN DE MAR Y AIRE
Es bahiense. Creció entre los pesqueros que su padre armaba en White y pronto eligió su destino. El 21 de mayo de 1982, durante la guerra del Atlántico Sur, fue uno de los protagonistas del bautismo de fuego de la Tercera Escuadrilla Aeronaval. Aquellos ataques rasantes que sufrió la flota inglesa aún asombran hasta a los mismos invasores imperialistas. Nunca se dio por vencido, ni siquiera cuando, a punto de ser derribado, se eyectó al mar y no se le infló el bote salvavidas. Le dicen Mingo, por el parecido con un personaje cómico de la época. Tiene 79 años y un amigo kelper que lo ayudó cuando tuvo que eyectarse cuando su avión fue alcanzado por una patrulla aérea inglesa.

Momentos históricos.
Una de las tantas vivencias, que extractamos del Instituto Aeronaval, da cuenta que el 21 de mayo de 1982, seis A-4Q Skyhawk, al mando del comandante Rodolfo Castro Fox, se lanzan a las 10.10 tras la flota inglesa. Participan el capitán Zubizarreta y los tenientes Médici, Benítez, Olmedo y Oliveira. A las 12.10, sin haber localizado blancos, aterrizan en Río Grande.

A las 14.10 despegan dos secciones, una con Alberto Philippi al frente, y los numerales, tenientes Márquez y Arca: y la restante con Rótolo, Sylvester y Lecour. Tenían 58 minutos de vuelo rasante hasta el estrecho de San Carlos, para atacar portaaviones, buques logísticos y blancos de oportunidad.
La orden para Philippi era neutralizar un buque que con su radar alertaba sobre la presencia de aviones argentinos, pero antes apareció la fragata misilística H.M.S "Ardent", que había resistido los embates de dos Pucará de la Fuerza Aérea y sobre ella, a las 15.10, cayeron las bombas MK82, de 500 libras cada una. Dos impactaron en la popa. Esta unidad fue atacada y hundida por la aviación argentina .

--¡Harriers... Harriers...! --avisa Márquez.
Los A-4Q escapan cuando irrumpe una patrulla aérea inglesa, inadvertida antes porque opera a 10.000 pies de altura. Los aviones argentinos desprenden sus cargas exteriores (tanques suplementarios y lanzador múltiple de bombas), se agilizan y se trenzan en combate.
La aeronave de Márquez explota y la de Arca es seriamente averiada, pero el piloto se eyecta y será rescatado por un helicóptero del Ejército cerca de Puerto Argentino.
Cuando Philippi inicia un giro para constatar el grado de la amenaza, una explosión lo conmueve y pierde el control. Otro Harrier se acerca para rematarlo.
--Me dieron... Estoy bien... ¡Me eyecto! --alcanza a decir desde su A-4Q herido de muerte, a 500 nudos de velocidad (900 kilómetros por hora) y a menos de 1.000 pies del mar, donde la "Ardent" agoniza envuelta en llamas.
Se eyecta, gira vertiginosamente y se desmaya. Con la cabeza hacia abajo, se recupera y alcanza a oír los aviones que siguen luchando. Caerá en menos de 3 minutos. Infla el chaleco; debajo del asiento saca el bote y tira de la argolla para activar el cilindro de anhídrido carbónico, pero no funciona.
Las aguas están heladas y no hay bote. El capitán empieza a nadar. Tiene unos 500 metros hasta la costa.
Philippi llega hasta la Bahía del Rey y a la distancia advierte el buque de la Armada "Río Carcarañá", que estaba vacío.
Camina por tres días. Sobrevive con los chocolates, caramelos y dos botellitas de agua que tenía en su equipo.

-No voy a caer prisionero --se repite a sí mismo.

Por fin, un grupo de vehículos se asoma a lo lejos. El capitán piensa que pueden ser los jeeps argentinos pero no, son las camionetas Land Rover de seis ganaderos kelpers.

--Quiero volver con mi gente. Si no nos ponemos de acuerdo, ustedes sigan por su lado y yo por el mío.
--No se preocupe --le responde uno de los kelpers, Tony Blake, encargado de la estancia Brazo Norte, quien lo lleva hasta su propia casa.
Blake cumple y llama por teléfono a Puerto Argentino. Al día siguiente, un helicóptero de la Fuerza Aérea pasa por la estancia y el capitán se va a Darwin.
Cada media hora, Darwin sufre ataques ingleses. El 28 de mayo, el capitán es evacuado junto a un grupo de heridos hacia Puerto Argentino y el 29, en un Hércules C-130, vuela con la orden de llegar a Comodoro Rivadavia. Mientras el avión se reabastece de combustible en Río Gallegos, se baja, llega hasta la base de la Armada y un día después, en un avión de la Prefectura, regresa a Río Grande. No ve el instante de reencontrarse con su mujer y sus cuatro hijos.
Graciela Solís, su compañera de camino, murió en 1998. Se casaron en Bahía Blanca y tuvieron cuatro hijos: Alberto Jorge, Verónica, Cristina y Manfred Otto.
Luego de su paso por la comandancia de la Fuerza Aeronaval Nº 1, con asiento en Punta Indio, se retiró en 1994, el mismo año en que se desactivó la Tercera Escuadrilla.
Sus nietos, Martín y Pablo, conocen la historia del admirado abuelo capitán de navío, aunque él nunca se la haya contado.

Seguramente en las charlas que brindarán mañana viernes, los Capitanes de Corbeta (RE) Rodolfo Castro Fox, y Alberto Philippi, tocarán estos momentos vividos durante el conflicto en Malvinas.
Los aviadores navales son, por los medios que tripulan, marinos en el cielo, guerreros modernos de la Armada Argentina y herederos legítimos del legado Browniano.

La historia de la 3ra Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque en el Conflicto del Atlántico Sur, en 1982, al igual que en 1814, con escasos medios, pero con determinación y valor, luchando contra un enemigo muy superior, escribieron una nueva página de gloria en la Historia Naval Argentina, digna de escucharse, y brindar el sincero reconocimiento a quienes nos visitarán mañana viernes, por su loable participación, para recordar las acciones y homenajear a sus 649 héroes caídos durante el combate.

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gustó
    100%
    2 votos
  • No me gustó
    0%
    0 votos
  • Me da lo mismo
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Encuesta
Qué fue primero?
El huevo
52
%
La gallina
48
%
Cargando...
Seguinos en Facebook